La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la Recomendación 41/2015 al director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), José Antonio González Anaya, por el caso de una mujer mazateca que murió luego de dar a luz en el Hospital Rural Oportunidades número 35, en Santiago Jamiltepec, Oaxaca.

De acuerdo con el organismo la mujer de 29 años fue víctima de una inadecuada atención médica y violencia obstétrica e institucional, tras sufrir una hemorragia que no pudo ser controlada luego de extirparle la matriz.

El 18 de octubre de 2013 la víctima acudió al hospital acompañada de su esposo con dolores de trabajo de parto, sin embargo personal médico no informó al cónyuge la evolución de su pareja.

Ella fue intervenida quirúrgicamente para dar a luz a una niña y cuatro horas después, se dio cuenta que su esposa sufría hemorragia transvaginal, siendo trasladada a la sala de expulsión, donde tiempo después le solicitaron firmar una carta consentimiento para autorizar la extirpación de la matriz para detener el sangrado.

NOTICIA: CNDH investiga violación de derechos a indígena en Oaxaca

Sin embargo la hemorragia no pudo ser controlada por lo que en estado grave, la mujer fue trasladada al Hospital General de San Pedro Pochutla y luego al Hospital Regional de Alta Especialidad de Oaxaca, donde murió el 20 de octubre de 2013.

En este sentido la CNDH recomendó al IMSS reparar los daños ocasionados a los familiares de la mujer, entregar copia de certificación y recertificación del personal médico expedida por los Consejo de Especialidades Médicas donde se dé cuenta de la actualización, experiencia y conocimientos suficientes para ofrecer servicios médicos adecuados.

Además de colaborar con el organismo nacional para la presentación de la queja y denuncia que presente ante el órgano Interno de Control de la institución y la Procuraduría General de la República (PGR), contra el personal médico involucrado en los hechos.