La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el asesinato en Puebla de Agnes Torres Sulca, persona trans y defensora de los derechos de personas lesbianas, gays, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI).

El 10 de marzo fue encontrado su cadáver con marcas de quemaduras. Agnes trabajaba por la reivindicación de los derechos de las personas LGTBI y participó en la promoción de iniciativas de ley ante el Congreso estatal.

La CIDH recordó al Estado su obligación de investigar de oficio estos crímenes y sancionar a los responsables. Las defensoras y los defensores de las organizaciones que promueven y defienden los derechos de las personas LGTBI desempeñan un rol fundamental en la región, tanto en el control social del cumplimiento de las obligaciones estatales como en el proceso de promoción de los derechos humanos .

La CIDH reiteró que los ataques a defensores de derechos humanos son una represalia a su actividad y amedrentan a pares.

En el Segundo Informe sobre la Situación de las Defensoras y los Defensores de Derechos Humanos en las Américas , indica que en la región falta enfoque diferenciado para investigar las violaciones de los derechos de quien defiende las garantías individuales y suelen clasificarse como crímenes pasionales, cancelando líneas lógicas de investigación que consideren la identidad de género u orientación sexual de la víctima.

ana.langner@eleconomista.com.mx