Normalistas y maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) se enfrentaron con elementos de la Policía Federal en las inmediaciones del monumento a Nicolás Bravo, al norte de la ciudad, cuando realizaban preparativos para realizar un concierto en Chilpancingo, Guerrero.

Hubo 22 personas heridas resultado de tres enfrentamientos,14 de ellas maestros, padres y alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa y de la Universidad Nacional Autónoma de México, y ocho elementos de la Policía Federal (PF).

Los enfrentamientos ocurrieron entre las 4 y 7 horas del domingo. Las primeras dos fueron entre federales y alumnos y padres de familia; en la tercera participaron alrededor de 250 miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg).

Contingentes de la Ceteg incendiaron tres camionetas y dañaron otros cuatro vehículos, incluida una ambulancia de la PF. Además retuvieron a tres federales.

Tras varias horas de permanecer retenidos, uno de los agentes fue ubicado en calles de Chilpancingo.

El policía, comentaron, dio las "coordenadas" donde se encontraban sus compañeros retenidos, por lo que un grupo se trasladó a la Avenida Insurgentes, donde ubicaron a integrantes de la Ceteg.

Cuando el personal de las fuerzas federales negociaba la liberación de sus compañeros, un desconocido atropelló con una camioneta a cinco agentes más; el conductor escapó del lugar.

Carlos Alberto Torres, reportero independiente; Alejandrino González, corresponsal de Ap, y el normalista Rubén Bahena, los tres, junto con dos policías, fueron embestidos por una camioneta conducida, dijeron, por un sujeto armado.

La policía detuvo a dos maestros de la CETEG y a unos choferes de los autobuses en los que se transportan los normalistas y posteriormente fueron puestos en libertad. A su vez, los normalistas retuvieron a tres policías federales, mismos que se llevaron amarrados hasta la Normal Rural de Ayotzinapa y posteriormente fueron entregados a un comandante de la Gendarmería Nacional.

Tras la gresca en Chilpancingo, Guerrero, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) presentó una denuncia de hechos ante la PGR.

La CNS indicó que ocho elementos de la Policía Federal resultaron lesionados, de los cuales seis fueron hospitalizados. Tres fueron internados, mientras que uno de ellos fue trasladado de urgencia a la Ciudad de México, al presentar fractura de cráneo a causa de los golpes recibidos.

rarl

Con información de Milenio y Aristegui Noticias