Como parte de la estrategia de mejorar el transporte público y los medios concesionados en la Ciudad de México ante los nuevos retos que establece la nueva normalidad, ya comenzó la entrega de los primeros apoyos económicos, los cuales abarcan diferentes áreas como mejora de unidades así como ayuda para comprar gasolina.

A través de un comunicado, la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México precisó que se entregaron 350 tarjetas del Programa Integral de Mejora de Transporte Público Colectivo Concesionado, las cuales sirven como bonos para comprar combustible.

“La entrega física de tarjetas continuará para todas aquellas personas que hayan realizado exitosamente el pre-registro al programa y que cumplan con los requisitos establecidos en la convocatoria a la acción social Subsidio a Combustibles para el Transporte de Pasajeros Público Concesionado Colectivo, clasificado como Rutas y Corredores, 2020 publicada el 19 de mayo en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México. Lo anterior, a partir de un sistema de citas en línea que permitirá evitar aglomeraciones a través de un protocolo y mecanismos de protección de la salud”, reiteró el boletín de prensa.

Cabe señalar que la Semovi entregará apoyos económicos de 4,000 y 6,000 pesos mensuales durante cinco meses a conductores de transporte de ruta y corredor.

Además de los bonos y la mejora en unidades, la dependencia también informó que realizarán acciones complementarias, entre las que destacan: la actualización de registros públicos, primero de forma digital y posteriormente con una revisión presencial de su documentación y unidades, pospuesta hasta que concluya la emergencia sanitaria, así como la colocación de tecnología en las unidades de transporte (cámaras, botones de pánico y dispositivos GPS).

También se prevé establecer el uso de cámaras de supervisión en los puntos de mayor conflictividad vial relacionados con problemas de operación del transporte público colectivo; así como la dignificación del trabajo de los operadores a partir del otorgamiento de seguridad social por medio del Instituto Mexicano del Seguro Social para las personas que operan las unidades.

“Todo lo anterior, contribuye a profesionalizar y dignificar el servicio de transporte público concesionado colectivo tanto para sus operadores como para las personas usuarias, asegurar la seguridad de los pasajeros y solucionar conflictos viales históricos relacionados con fallas en la operación del servicio”, recalcó el boletín.

Finalmente, la dependencia aseguró que se trabajará de manera paulatina para realizar la sustitución estratégica de la flota de transporte público con más de 25 años de antigüedad, “lo que permitirá viajes más accesibles y con menor impacto ambiental”.  

[email protected]