Las organizaciones solicitantes de la segunda Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en el Estado de México aseguraron que las acciones del gobierno estatal se han visto desarticuladas para atender las desapariciones, por lo que hasta el momento la crisis de mujeres no localizadas continúa.

En conferencia de prensa, la representante del Colectivo Alondras Unidas en Búsqueda y Justicia de Nuestros Desaparecidos, Laura Curiel, aseveró que es necesario que las autoridades investiguen los casos de desaparición con presunción de vida, y reconoció que si bien se cuenta con la declaratoria del mecanismo, existen distintos protocolos que no se han aplicado correctamente.

En su intervención, Ximena Ugarte, abogada del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, expresó que la alerta de género por desaparición en el Estado de México tiene que visibilizar el problema de la inseguridad contra las mujeres, por lo que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres debe hacer cumplir a los estados en presupuesto y acciones para garantizar el funcionamiento del mecanismo.

Mientras que Verónica Berber, abogada de la organización I(dh)eas, agregó que la alerta se debe implementar a nivel municipal, estatal y federal por “los alarmantes” casos de desapariciones que se tienen registrados hasta el año pasado. Detalló que tan sólo en Toluca se contabilizaron 186 casos de desapariciones de mujeres en el 2018.

En ese sentido, aseguró que el diagnóstico sobre mujeres y niñas no localizadas, elaborado por la organización, puso en evidencia la grave crisis de desapariciones en los municipios conurbados del Edomex.