El pleno de la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, específicamente para que sea la Sedena, y no la Segob, quien ejerza el control del registro de las armas en el país, además de permitir la portación de armas a los elementos operativos de las corporaciones de seguridad cuando estén fuera de servicio.

El dictamen, aprobado por consenso de 445 votos y remitido al Senado de la República, también sustituye el término instituciones policiales por instituciones de seguridad pública.

Estas reformas establecen que con el fin de armonizar con lo especificado en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal vigente, se eliminarán todas las facultades establecidas en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos que dan a Gobernación. 

En este contexto, se establece que cuando lo requieran y exclusivamente para su seguridad y legítima defensa, el personal operativo podrá portar pistolas semiautomáticas o revólveres cargados fuera de servicio.

Ello, luego de cumplir requisitos como: la exposición de motivos para portar su arma de cargo fuera de servicio; no tener denuncias por violencia familiar o violencia contra las mujeres; no tener auto de vinculación a proceso; no haber sido suspendido, destituido o inhabilitado por resolución firme como servidor público, así como no estar sujeto a procedimiento de responsabilidad administrativa.

También se indicó que la suspensión de las licencias de portación de armas sólo procederá cuando a juicio de la Sedena sea necesario para mantener la tranquilidad de la población.

maritza.perez@eleconomista.mx