Las leyes secundarias de la reforma educativa podrían ser analizadas a principios de agosto; sin embargo, la sociedad civil, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación  buscan un diálogo para que sus propuestas puedan ser incluidas.

El pasado 15 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma educativa impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pero las leyes secundarias que incluirán la creación del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, así como los nuevos modelos de evaluación podrían ser discutidos, según la presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, Adela Piña Bernal, hasta agosto de este año.

Las mesas de diálogo siguen su proceso con el mandatario federal y el titular de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma, ya que aún la CNTE cabildea que los profesores separados de la docencia por las evaluaciones aplicadas en la pasada administración sean reinstalados y no se condicione la permanencia laboral de las y los maestros con base en los resultados de las evaluaciones magisteriales.

Asimismo, la reforma aprobada considera discutir en las leyes secundarias la integración de un Comité de Planeación y Evaluación para formular un programa de mejora continua que incluya la infraestructura, el equipamiento, el avance de los planes o programas educativos, la formación y prácticas magisteriales para definir objetivos y metas, y que serán evaluados por dicho comité.

También se prevé que las promociones y los ascensos de los docentes se realicen con base en tres criterios: antigüedad, experiencia y tiempo de trabajo en zonas de marginación, pobreza y descomposición social y reconocimientos de buen desempeño en el cual participen padres, alumnos y compañeros de trabajo.

Por otra parte, se analizarán los métodos de admisión a las escuelas normales y la entrega de plazas a todos los egresados de dichos planteles educativos.

Organizaciones como Mexicanos Primero han reconocido la falta de valoración a los docentes en el país; sin embargo, manifiestan que el reto será lograr que en las leyes secundarias se especifique cómo serán respetados sus derechos.

La organización también reconoció que la nueva reforma en materia educativa eleva los derechos de maestras y maestros a rango constitucional, lo que puede dar paso a exigir al Estado a través de amparos.