La Fundación México-Estados Unidos llamó al gobierno de la Unión Americana a valorar los aportes que ofrecen los jóvenes Dreamers profesionistas, pues son una fuerza laboral muy importante para el futuro.

Durante la presentación del Proyecto Dreamers Without Borders, Generación Diciembre , la directora de la Fundación, Rebeca Vargas declaró: Hago un llamado al gobierno de Estados Unidos presente y futuro para que vea la inversión que está aquí, esta es una inversión que el gobierno americano ha hecho en estos jóvenes, que son abogados, doctores, maestros, biólogos, científicos .

Dijo que estos jóvenes son significativos también para el futuro de México, son chicos que representan la importancia de buscar canales de comunicación y entendimiento entre ambos países. Son chicos que representan la binacionalidad y biculturalidad .

En su oportunidad, el subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King, solicitó a los 70 jóvenes que forman parte de este programa transmitir a sus comunidades el mensaje de que la Secretaría de Relaciones Exteriores tiene como prioridad proteger a los mexicanos en la Unión Americana.

Recordó que México y Estados Unidos tienen cerca de 200 años de relaciones diplomáticas, y 400 acuerdos que norman la relación, que construyen un andamiaje muy sólido en lo comercial, en materia de seguridad y educación.

Rebeca Vargas explicó que el programa impulsado por la Fundación busca empoderar a través de becas a los jóvenes mexicanos que viven en Estados Unidos.

Mientras tanto, la Cámara de Diputados comenzó acercamientos con representantes políticos de Estados Unidos, con el propósito de sensibilizar a más sectores en contra de la política de odio contra los migrantes mexicanos promovida por el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Tras reunirse con diputados federales del PRD, Jesús García, representante del ex aspirante demócrata a la presidencia de EU, Bernie Sanders, afirmó que en aquel país hay 350 ciudades o condados que tienen mecanismos por parte de alcaldes para defender a cualquier migrante en sus derechos.

Opinó que esas ciudades santuario podrían ser sitio de refugio para eventuales deportaciones que pretenda realizar el próximo gobierno americano que encabezará Trump a partir del 20 de enero.

[email protected]