El Papa Benedicto XVI celebró con los obispos de México y América Latina las vísperas en la catedral de León, ante quienes analiza la nueva evangelización del continente americano, en su último acto de su visita a México antes de emprender el próximo lunes un viaje a Cuba.

A la celebración asistieron 130 obispos de México, varias decenas de sacerdotes de países latinoamericanos, y como representantes laicos de la iglesia mexicana.

Benedicto XVI fue recibido por el presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana y arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, quien se refirió a los frutos que ha dado la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (Celam), reunida en 2007 en Aparecida, Brasil.

"Podemos decir que el fruto de Aparecida se experimenta en la Iglesia que peregrina en América. La nueva evangelización está en marcha mediante la convocatoria y compromiso episcopal de la Misión Continental, que actualmente ha sido extendida con aceptación y convicción por los agentes de pastoral de nuestras Diócesis", aseguró Aguiar Retes.

El jefe de los obispos mexicanos agregó que les "llena de esperanza constatar que dicho dinamismo espiritual y pastoral despierta la conciencia de los fieles laicos para participar en los ámbitos familiar, laboral y social con la finalidad de ser la levadura que aporte los valores evangélicos ante los nuevos escenarios de nuestro tiempo".