Andrés Manuel López Obrador rechazó la propuesta de Ricardo Anaya para realizar un debate entre ambos. Afirmó que éste no tiene asegurado el segundo lugar, y compite en seminifinales con José Antonio Meade, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón.

López Obrador descartó un face to face con Anaya, pues dijo: “Puedo perder la cartera, es muy ladrón”. Incluso, López Obrador calificó al panista como “un reverendo hipócrita; habló (en el debate) de que no es cierto lo que yo estaba diciendo. Un mentirosillo. Cómo este hombre, un mafiosillo, un vulgar, va a gobernar a México; toco madera, toco madera”.

El tres veces aspirante presidencial realizó mítines en los municipios mexiquenses: Nicolás Romero, Atizapán y Naucalpan. En este marco, López Obrador dijo que Meade ya se quedó sin departamentos, debido a que no puede donar algo que le pertenece a sus hijos.

Consideró que el PRI prepara un “plan B” en caso de que no logre despuntar Meade, y el cual consistiría en apostarle a tener mayoría en las Cámaras del Congreso.

Por otra parte, respondió al presidente Enrique Peña que en caso de ganar las elecciones, pedirá a las encuestadoras que hagan un levantamiento para saber si los ciudadanos apoyan que se venda el avión presidencial.

Asimismo, fue cuestionado sobre por qué está a favor de que el Ejecutivo nombre a los titulares de la Fiscalía General y la Fiscalía Anticorrupción; “los que se dicen de la sociedad civil (...) quieren apoderarse de la Fiscalía Anticorrupción, no se dan cuenta de la estrategia que ellos tienen para nombrar al fiscal anticorrupción, es para que sea otra tapadera”, opinó.