Cholula, Pue. Con el priísta Manuel Bartlett en el templete y tras el abucheo, Andrés Manuel López Obrador afirmó que los que impusieron en el 2006 a Felipe Calderón son los responsables de la tragedia nacional.

Se apartó del mensaje mesurado y de reconciliación que ha manejado y dijo que a diferencia de hace seis años, cuando nos robaron la Presidencia , ahora participa más gente que simpatiza con él y por eso el 1 de julio, vamos a volver a ganar .

En un brevísimo mensaje, Bartlett­ se dirigió a López Obrador, de quien había recibido un frío abrazo como saludo, para informarle que los miles de asistentes al mítin representaban la prueba de lo que el tabasqueño tiene en Puebla para salvar a la República . Las palabras del poblano apenas se escuchaban por la rechifla de la gente.

¡A sus órdenes! , se cuadró ante López Obrador el priísta que busca ser Senador otros seis años.

Entre la muchedumbre se alzaba una enorme foto del expresidente Carlos Salinas de Gortari flanqueado por Bartlett.

Cuando López Obrador explicó que hay quienes quieren que regrese el PRI al poder porque dicen que los priístas roban pero dejan robar, se escuchó: Ahí está Bartlett .

Comentó luego que mucha gente del PRI y el PAN se está adhiriendo a su movimiento y aprovechó para darles la bienvenida.

Antes, en Tlaxcala, donde habló bajo el aguacero, dijo que las personas se le acercan para confesarle que se equivocaron en el 2006, confundidas por la guerra sucia que advertía representar un peligro para México.

En La Laguna prácticamente me pidieron perdón , relató sobre su gira por Durango y Coahuila.

Por la mañana, en el Distrito Federal prometió resolver la crisis de inseguridad y de violencia.

El problema, diagnosticó, sólo tendrá solución si se logra impulsar el crecimiento económico y la generación de empleos en México, no con mano dura. Abrazos, no balazos .

[email protected]