La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) decidió por tercera ocasión consecutiva mantener el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 8.25 por ciento.

El banco central mexicano dejó por tercera ocasión consecutiva la tasa de referencia en 8.25%, con lo que sigue en su nivel más alto desde principios de 2009, decisión similar a la tomada por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos hace dos semanas, quien dejó la tasa en un rango de 2.25 y 2.50 por ciento.

La Junta de gobierno considera que aún persiste un balance de riesgos al alza para la inflación respecto a su pronóstico, en un entorno de marcada incertidumbre.

La decisión, que fue unánime, estuvo en línea con un sondeo previo de Reuters en el que un total de 15 especialistas consultados esperaban que Banco de México (Banxico) dejara sin cambios la tasa vigente desde el 20 de diciembre, la más alta en más de una década.

"El balance de riesgos para el crecimiento se ha tornado más incierto y mantiene un sesgo a la baja", dijo el banco central en el comunicado sobre la decisión de la junta de gobierno y advirtió que persisten "importantes riesgos" de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país y su capacidad de crecimiento.

La economía local se contrajo un 0.2% en el periodo enero-marzo frente al trimestre anterior, afectada principalmente por bajas en la actividad industrial y los servicios, nublando aún más las expectativas para el crecimiento económico durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

"Las expectativas de inflación general y subyacente se incrementaron tanto para el corto y mediano plazos, mientras que las de largo plazo permanecieron sin cambio, todas visiblemente por encima de la meta permanente de 3.0%", agregó el comunicado.

La inflación interanual mensual se ubicó en febrero dentro del rango objetivo para la inflación de Banxico —de entre 3.0% y 4.0%— por primera vez desde 2016, pero alcanzó en abril su nivel más alto del año al acelerarse un 4.41% debido a presiones relacionadas con la Semana Santa.

El Banco de México dijo que mantendrá una postura monetaria prudente y dará seguimiento especial al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y su vecino Estados Unidos, así como a la evolución de las condiciones de holgura y presiones de costos en la economía nacional.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo a comienzos de mayo las tasas de interés sin cambios, y reiteró que no la ajustará en el corto plazo.

(Con información de Reuters)