El pleno de la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular el dictamen con proyecto de decreto por el que se modifica la Ley General de Salud para reintegrar a la Tesorería de la Federación 33,000 millones de pesos del Fondo de Salud para el Bienestar.

Este miércoles se retomó la sesión para discutir la reforma impulsada por Morena, luego de que la oposición decidiera no emitir su voto un día anterior, por lo que ante la falta de quórum la sesión se levantó. Sin embargo, tras varios intentos de la mayoría y sus aliados para modificar la norma el asunto fue avalado entre acusaciones de fraude por parte de la oposición.

Los grupos parlamentarios del Partido Acción Nacional (PAN), el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) advirtieron que presentarán una queja formal en contra de la secretaria de la Mesa Directiva, la diputada de Morena, María Guadalupe Díaz, por no atender la instrucción de cierre de sistema con lo que Morena y sus aliados lograron el quórum de al menos 251 legisladores para la sesión.

El dictamen de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados indica que cuando el Fondo de Salud para el Bienestar acumule recursos en un monto superior a dos veces la suma aprobada en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, el remanente podrá destinarse a fortalecer acciones en materia de salud a través del reintegro de recursos correspondiente a la Tesorería de la Federación.

Mientras que el artículo Segundo Transitorio del dictamen precisa que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) instruirá a la institución fiduciaria del Fondo de Salud para el Bienestar para que, a más tardar el 1 de abril del 2021, concentre en la Tesorería de la Federación la cantidad de hasta 33,000 millones de pesos del patrimonio de ese fideicomiso.

Durante el debate, todas las reservas presentadas por el PAN, PRI, PRD, MC e incluso la propuesta presentada por la congresista morenista, Laura Imelda Pérez, no se admitieron a discusión por los votos en contra de Morena, Partido del Trabajo (PT), el Partido Encuentro Social (PES) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

La legisladora de Morena, Imelda Pérez, propuso que se tome en cuenta siempre el ejercicio fiscal inmediato anterior, para determinar si existe o no un remanente en vez de considerar el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2020, como lo establece el dictamen en la actualidad.

“Al dejar claro en la ley que las aportaciones del Presupuesto de Egresos, que serán indicador para determinar si existe o no un remanente, serán del ejercicio fiscal inmediato anterior, estamos garantizando que el parámetro tenga una actualización anual”, indicó la legisladora. No obstante, su propuesta fue rechazada.

En tanto, el coordinador parlamentario de Movimiento Ciudadano, Tonatiuh Bravo, denunció que la aprobación de las modificaciones a la norma es un engaño de la mayoría legislativa, ya que además de dejar de garantizar la atención al cáncer infantil y en adultos, tampoco etiqueta los recursos para una posible vacuna frente al Covid- 19.

“No es necesario cambiar el dinero a la Tesorería de la Federación para atender los gastos médicos. Se puede agregar a la actual redacción un punto para aclarar que este fondo se destina para la vacuna”, dijo el legislador cuyo llamado fue desestimado.

marisol.velazquez@eleconomista.mx