Bajo la premisa de que el INAI es de las y los mexicanos y no de líderes, partidos o movimientos políticos, el Consejo Consultivo de este órgano autónomo señaló que aquellos entes que realizan funciones técnicas de Estado responden a necesidades y encargos que los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial no pueden realizar ni garantizar por sí mismos por estar expuestos a conflictos de intereses.

“En transparencia y protección de la privacidad, no se puede ser juez y parte”, enfatizaron a través de un posicionamiento a raíz de la propuesta presidencial de desaparecer al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

Los expertos en transparencia también expresaron que los actores políticos deben valorar que documentar, transparentar y publicar los actos de autoridad ayuda al logro de objetivos comunes, promueve la rendición de cuentas y pone en evidencia actos de corrupción, además de considerar que la privacidad de los individuos debe estar por encima de cualquier interés económico, político o social.

“Es por estas razones que para las y los miembros del Consejo Consultivo del INAI nos resultan sumamente preocupantes las declaraciones realizadas recientemente con la intención de reducir el papel de un órgano tan importante para la vida democrática del país”, subrayan.

Lo anterior, debido a que lejos de suprimir al INAI y con ello diluir, cooptar o subordinar las políticas de transparencia y privacidad, se deben fortalecer a las instituciones que velan por nuestros derechos fundamentales.

Nuestro país enfrenta nuevos y viejos problemas, algunos de ellos muy graves y es en ese contexto que se necesita una participación social más activa y constructiva para monitorear y evaluar las políticas y el ejercicio del poder público, por lo que más allá de querer eliminarlo, debería ser reforzado, ya que de “no ser así, se estaría optando por una regresión en la historia democrática mexicana”, se puntualizó.

maritza.perez@eleconomista.mx