No debe descartarse que haya motivaciones políticas detrás del surgimiento de los grupos de autodefensa en Michoacán, que podrían incidir en las estructuras municipales y legislativas locales, refiere el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC).

Para este Centro de Investigación, sigue siendo una incógnita la vinculación de los civiles armados con células criminales o la clase política: El carácter político no es poca cosa, al igual que las aspiraciones que puedan tener algunos grupos de autodefensa en ello. Que por ahora no se reconozca algún origen político en las autodefensas no implica que no vayan a incidir a través de la penetración de las estructurales municipales y legislativas locales o comprometiendo el desarrollo de los comicios .

El CIDAC afirma que para poder llevar un proceso de pacificación en el estado y que sea a largo plazo, requieren mejorar la seguridad física y material de las poblaciones afectadas, crear condiciones institucionales para dirimir los conflictos de forma pacífica, definir con claridad a los actores involucrados en el conflicto y las reglas bajo las cuales serán tratados, una política de desarme, invertir recursos para la reconstrucción posconflicto y reinsertar a la población en actividades productivas; finalmente, que estos procesos sean vigilados por observadores nacionales e internacionales.

Agrega que el gobierno federal actualmente parece estar priorizando una política flexible a través de la figura del comisionado y, quizás por motivos de seguridad o de no evidenciar sus limitaciones, se ha negado a presentar una estrategia perfectamente definida para el proceso de pacificación y el periodo posterior.

Explica que si bien el caso colombiano es distinto al de México, deben tomar precaución, como establecer las reglas para comunicar adecuadamente. La información es vital para lograr la estabilidad de la pacificación, pues el equilibrio sobre el que se sostienen los acuerdos es muy frágil cuando un grupo que ya ha tomado las armas se siente defraudado , se lee.