De acuerdo con el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) en lo que va de 2019 México ha sido el país más violento del mundo para ejercer el periodismo.

Entrevistado por El Economista, el representante en México de CPJ, Jan-Alberto Hootsen, señaló que ningún gobierno desde el sexenio del expresidente Vicente Fox se ha comprometido a emplear un marco jurídico que realmente busque proteger a los periodistas y procure la justicia en casos de crímenes contra la prensa.

En ese sentido, reconoció que si bien México cuenta con la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas que contempla el Mecanismo de Protección para estos grupos, no se cuenta con suficientes recursos ni cobertura a nivel regional para garantizar su eficacia.

“México está en una situación particularmente grave, más que nada porque México tiene leyes diseñadas para proteger a los periodistas y simplemente no están funcionando, mientras tenemos niveles de violencia más altos en comparación con países que están en situación de guerra”, apuntó Hootsen.

Enfatizó que es importante reconocer que los periodistas más vulnerables son aquellos en los estados con altos índices de violencia.

“Si se ve el perfil de los periodistas que han sido asesinados este año, todos son reporteros o reporteras que trabajaban para pequeños medios locales, radios comunitarias o en medios propios, por lo que los periodistas más vulnerables son los que tienen precariedad laboral, muy poco ingreso  y que trabajan en estados en donde impera la violencia y la impunidad”.

Aclaró que si bien hasta el momento no se llega a las cifras del 2018 (Artículo 19 registró nueve casos ese año), consideró que de continuar el aumento de la violencia contra la prensa en el 2019 el número se superaría, “ y sería oficialmente el año más letal de la historia mexicana en daños contra la prensa”.

Primer asesinato de una mujer periodista en el 2019

Organismos internacionales y nacionales condenaron la violencia contra personas defensoras de derechos humanos y periodistas luego de que se dieran a conocer los asesinatos de la periodista Norma Sarabia Garduza y del defensor del medio ambiente José Luis Álvarez Flores, ambos en Tabasco.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) externó su preocupación porque en los últimos 13 meses se han contabilizado cuatro homicidios de personas defensoras y periodistas asesinadas en la entidad.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó que ya suman 149 periodistas asesinados desde el 2000, de los cuales 16 fueron mujeres.

El organismo nacional detalló que en lo que va del 2019, ocho periodistas fueron asesinados.

“Cifras que demuestran la crítica situación que nuestro país enfrenta en materia de libertad de expresión, y la urgente necesidad de brindar condiciones óptimas para que periodistas y medios de comunicación puedan realizar sus labores con seguridad”, puntualizó la Comisión.

Secuestro en Veracruz

El portal “Noticias a tiempo”, publicado en una red social, confirmó el plagio del periodista veracruzano Marcos Miranda Cogco, en Boca del Río, Veracruz, ocurrido cuando llevaba a su nieta a la escuela.

De acuerdo con reportes periodísticos y en redes sociales, varios hombres armados lo interceptaron al salir de su domicilio, cuando se dirigía a llevar a su familiar a la escuela.

Informaron que al comunicador se le cerraron dos camionetas y su vehículo quedó sobre la banqueta, luego de que fue bajado con violencia y llevado a bordo de las unidades.

La Comisión de Atención y Protección de los Periodistas en la entidad reportó también la presunta privación de la libertad del periodista de Veracruz.

Los reportes de los familiares del periodista ante el portal mencionado y la comisión de atención indicaron que hombres armados, a bordo de dos camionetas, se lo llevaron en calles cercanas a su casa. (Con información de agencias)