La subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Patricia Martínez Cranss, informó que han aumentado el número de solicitudes de refugio en México. Aseveró que el gobierno de nuestro país ha fortalecido su política abierta en materia de protección de personas desplazadas que llegan a territorio nacional.  

Durante la instalación de la Primera Mesa Interinstitucional sobre Refugio y Protección Complementaria, la funcionaria dijo que ante el creciente número de solicitantes en esa condición se debe consolidar la coordinación entre instituciones.

Lo anterior, dijo, con el propósito de atender las necesidades de los extranjeros que llegan a México para pedir refugio, y fomentar su plena integración a la sociedad mexicana, a través de acciones que les garanticen seguridad, sostenibilidad económica, acceso y ejercicio efectivo a sus derechos humanos.

De hecho, en este evento se acordó conformar una mesa de trabajo a partir de este año y hasta el 2020, para determinar acciones de ayuda, amparo y legalidad en materia de refugio y protección complementaria.

Participarán como funcionarios hasta el 30 de noviembre de este año, funcionarios de las Subsecretarías de Población, Migración y Asuntos Religiosos, y de Derechos Humanos; la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados; el Registro Nacional de Población, el Instituto Nacional de Migración, la Unidad de Política Migratoria, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes; el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Aunque no precisó un número sobre el número de refugiados, ni los países provenientes, la subsecretaria Martínez Cranss exhortó a las dependencias federales a que colaboran en la atención a las personas que llegan en esa condición, a fin de brindarles trato digno y otorgarles beneficios de protección complementaria.

La Subsecretaria aseveró que la población más vulnerable en esta situación son niñas, niños, adolescentes acompañados y no acompañados, mujeres, e integrantes de la comunidad lésbico gay.

Reconoció que aunque el reto es grande se deben consolidar las capacidades de atención a las necesidades de la población solicitante y refugiada, así como procurar su integración comunitaria en cumplimiento de los tratados internacionales suscritos por México.

Martínez Cranss resaltó que es indispensable desarrollar acciones documentadas y bases sólidas en este rubro, que perduren y puedan ser continuadas en las siguientes administraciones.

jmonroy@eleconomista.com.mx