El 2011 ha sido uno de los más violentos para los periodistas, informó la organización internacional Article 19, con 172 agresiones registradas en contra de estos profesionales de la información y medios de comunicación.

Al presentar el informe Silencio Forzado, el Estado cómplice de la violencia contra la prensa en México , Darío Ramírez, director para América Latina y el Caribe de Article 19, detalló que de los casos de mayor impacto, nueve fueron asesinatos de periodistas; dos, homicidios de trabajadores de medios; dos, desapariciones de comunicadores, y ocho, agresiones con armas de fuego o explosivos contra instalaciones de medios.

Del 2000 al 2011, Article 19 ha contabilizado 565 agresiones contra quien ejerce el oficio de la información. Es una situación insostenible para nosotros, para los compañeros de los medios que se rifan la vida , expresó Ramírez.

Las entidades donde se reportó más violencia fueron Veracruz, con 29 casos; el Distrito Federal, con 21 agresiones; Chihuahua, 15 incidentes; Coahuila, 15 más, y Oaxaca, con 11.

Ramírez destacó como alarmante la situación de Veracruz, ya que aumentó 200% el nivel de sus agresiones en un año y fue escenario de todas las facetas de violaciones a la libertad de expresión.

La organización expuso que el papel de los gobiernos estatales y federal no ha sido el esperado en una crisis como la actual. Abundan los ejemplos sobre la creación de instancias inútiles que carecen de capacidades reales para atender el problema , como la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión, que en seis años de existencia ha tenido dos nombres diferentes, cuatro titulares distintos y ha ejercitado acción penal en únicamente 27 casos de agresiones a periodistas y conseguido únicamente una sentencia condenatoria.

Los funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno fueron responsables el año pasado de 41.86% del total de las agresiones; de este universo, las fuerzas de seguridad fueron directamente señaladas como culpables de seis de cada 10 abusos en contra de los trabajadores de medios de comunicación.

La violencia ejercida a periodistas por parte del crimen organizado representó 13.37% de los casos, aunque se atribuyen los nueve asesinatos y 13 ataques directos a las instalaciones de los medios informativos.

Destacó 34 agresiones contra comunicadoras, cuatro de las cuales fueron asesinatos. Pese a que en la mayoría de los casos no parece haber un patrón de violencia por razones de género, al menos en tres casos pudieron advertirse métodos diferenciados de presión e intimidación que en el caso de las mujeres busca lastimar el entorno íntimo y familiar.

[email protected]