A pesar de que la mañana de ayer martes el volcán Popocatépetl registró apenas cuatro exhalaciones de baja intensidad, en las últimas horas el sistema de monitoreo registró un incremento de la actividad sísmica.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) informó en su reporte de las 13:00 horas que las cuatro exhalaciones de esta mañana estuvieron acompañadas de emisiones de vapor de agua y gas.

En las últimas 24 horas el sistema de monitoreo volcánico registró un incremento de actividad sísmica en comparación con la relativa calma del fin de semana, al reportarse 24 exhalaciones con segmentos de tremor espasmódico de baja amplitud, que se sumaron en cuatro horas con dos minutos.

También hubo episodios de tremor espasmódico y armónico de moderada amplitud, que sumaron en total 40 minutos.

A consecuencia de esto último, la pluma de gases que se registró durante las últimas horas tuvo pulsos más densos, acompañados de cantidades pequeñas de ceniza.

De acuerdo con el reporte, la pluma de vapor de agua y gas se mantiene continua, con una altura que va de los 500 a los 800 metros.

El evento más importante fue una exhalación a las 8:51 de la noche del lunes, con emisión de fragmentos incandescentes sobre las laderas del volcán y cenizas hacia el noreste.

En este periodo, la emisión de vapor de agua y gases ha continuado; en tanto, la tarde del lunes se registró una pluma delgada de 1,500 metros de altura y en la noche hubo incandescencia sobre el cráter a 300 metros de altura.

COMPORTAMIENTO DEL POPOCATÉPETL

La Dra. Ana Lillian Martín del Pozzo, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, comentó hace unos días sobre los antecedentes de Don Goyo.

Desde 1994 se registran pequeñas erupciones, así como periodos alternados de aumento y disminución de actividad, incluso en 1997 y el 2003 las cenizas llegaron hasta la ciudad de México. A partir del 2001 disminuyó, aunque se han presentado erupciones pequeñas en el 2002, el 2003 y el 2005.

A partir del 2005 la actividad del volcán no ha sido fuerte, hemos tenido pequeños domos como en el 2009; en junio del 2011, pequeños cambios en la química de manantiales, algunas explosiones han ocurrido el 26 de septiembre y 20 de noviembre y ahora en abril hemos registrado explosiones y señales magnéticas y sísmicas asociadas con crecimiento de domos .

La explosión más grande que registró el gigante de 5,452 metros sobre el nivel del mar fue el 22 de enero del 2001. A final del 2000 comenzó a formarse un domo que fue destruido en enero en una columna que llegó a los 17 kilómetros de altura, aunque es chiquita comparada con las grandes explosiones de este volcán hace 900 o 1,000 años , dijo Martín Del Pozzo.

También habló de los retos para los investigadores, quienes esperan entender el comportamiento volcánico, reconocer las señales y alertar con el mayor tiempo posible, pero también tener mayor instrumentación y mantenimiento del equipo existente, pues a veces se presentan problemas en el equipo de alta montaña.

(Con información de Notimex y la AMC)