En la recta final de las campañas de los tres candidatos a la presidencia de la República, José Antonio Meade (PRI, PVEM y Panal), Ricardo Anaya (PAN, PRD y MC) y Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES), el cierre de filas tradicional de los mandatarios locales se ha hecho presente de manera diferenciada.

Alrededor del PRI existe la percepción de que gobernadores no han trabajado en favor de Meade Kuribreña, lo cual es negado por su actual dirigencia nacional.

Mientras que en la campaña de Ricardo Anaya dos gobernadores integrantes de su coalición se han mantenido al margen de la contienda, e incluso uno ya mostró apoyo por el candidato priista.

En cambio, a la campaña de López Obrador se han adherido diversas figuras de la política, pero ninguna de ellas es un gobernador.

De palabra, cierran filas con Meade

Por primera vez en la historia del PRI el candidato presidencial no es priista; el hecho hace sospechar al menos del apoyo real que, traducido en votos, pueda tener José Antonio Meade Kuribreña, el 1 de julio, de los de 14 gobernadores emanados de las filas del tricolor.

Pero, de palabra, todos aseguran cerrar filas y respaldar la candidatura del cinco veces secretario de Estado en dos administraciones federales.

Al día siguiente del primer debate presidencial celebrado el 22 de abril, los 14 mandatarios estatales del tricolor, y el verde ecologista de Chiapas, Manuel Velasco Coello, firmaron un desplegado de prensa en apoyo de Meade Kuribreña.

Desde el punto de vista de los 15, el candidato de la coalición Todos por México a la presidencia de la República, conformada por el PRI, PVEM y Panal, debe ser el sucesor de Peña Nieto porque “representa los más altos ideales de los mexicanos y es el hombre más preparado para enfrentar los retos que tiene México”.

Cuestionado sobre las versiones de que hay gobernadores priistas que no están trabajando en favor de Meade Kuribreña, René Juárez Cisneros, recién designado presidente nacional del PRI, lo desmintió en la víspera.

“Los gobernadores gobiernan para todos, están gobernando y en estricto respeto a la ley, y ejerciendo sus derechos políticos todos están participando y apoyando al partido que los postuló... yo he venido teniendo acercamientos con todos, pero ellos gobiernan para todos”.

Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, es uno de los que ha asistido a los actos proselitistas del abanderado presidencial realizados en aquella entidad, al igual que Alejandro Moreno Cárdenas, mandatario de Campeche.

Meade Kuribreña quiere incluso emular a Del Mazo en el método para alcanzar el triunfo, fincando su apuesta en el voto mayoritario de las mujeres.

Hay un gobernador de filiación perredista que ya manifestó su respaldo abiertamente al candidato presidencial priista: Silvano Aureoles Conejo.

A través de Twitter, el mandatario de Michoacán publicó el 21 de abril: “Tras una profunda reflexión, y anteponiendo el interés de México, he llegado a la conclusión de que el próximo presidente de México debe ser José Antonio Meade”.

El anuncio del michoacano fue aplaudido, vía la misma red social, por los gobernadores del PRI de Colima, San Luis Potosí, Hidalgo, Sonora y Zacatecas, José Ignacio Peralta, Juan Manuel Carreras, Omar Fayad, Claudia Pavlovich y Alejandro Tello, respectivamente.

Meade Kuribreña correspondió a Silvano en su cuenta de Twitter: “Agradezco profundamente tu valioso respaldo, estimado gobernador. Puedes estar seguro de que no te fallaré”.

El 1 de julio las urnas revelarán si el apoyo de los gobernadores priistas a Meade es real. (Con información de Rolando Ramos)

No logran aglutinar a todos los perredistas

El surgimiento de la coalición Por México al Frente, conformada por el PRD, PAN y MC bajo la candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés, supuso una integración de los también gobernadores del país emanados de estos partidos; sin embargo, los mandatarios estatales del sol azteca se han partido entre los que apoyan y los que han desestimado la alianza.

Pese a que las dirigencias de los tres partidos de la coalición han sostenido públicamente que en caso de ganar la Presidencia de la República, el próximo 1 de julio, se creará en el país “el primer gobierno de coalición”, los gobernadores perredistas de Michoacán y Morelos no han acudido al llamado de unión.

Uno de los primeros desencuentros del año entre la coalición se suscitó en el estado de Morelos. La alianza entre los tres partidos se rompió en la entidad desde enero pasado. El PAN local se negó a aliarse con el PRD debido a que este último se empeñó en lanzar como candidato a la gubernatura estatal a Rodrigo Gayosso Cepeda, personaje cercano al actual gobernador de Morelos, Graco Ramírez.

Hasta ahora el gobernador morelense se ha mantenido al margen de la campaña de Anaya.

Por su parte, Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán rompió de manera directa con la candidatura de Anaya al pronunciarse en favor del candidato del PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza, José Antonio Meade Kuribreña.

El anuncio hizo eco de manera inmediata en la dirigencia del PRD y tan sólo unas horas después se anunció que se habían iniciado los procedimientos estatutarios para la expulsión del gobernador del sol azteca por violar los estatutos internos.

El 26 de mayo Anaya visitó Michoacán, en donde indicó que sostuvo una llamada telefónica “cordial” con Aureoles al llegar a la entidad, al tiempo que afirmó que el apoyo de su parte era hacia el hermano de Aureoles, Antonio García, quien compite por la gubernatura de la entidad.

El PRD gobierna en la actualidad, además de los estados de Michoacán y Morelos, Quintana Roo (en coalición con el PAN), Tabasco y la Ciudad de México.

Los gobernadores que han sostenido reuniones y han acompañado sus actos de campaña son Carlos Joaquín, de Quintana Roo y Arturo Núñez, de Tabasco.

El domingo 28 de mayo, Anaya realizó un mitin en Cuetzalan, Puebla a donde acudieron los gobernadores de Guanajuato, Querétaro, Nayarit, Baja California Sur, Durango y Baja California, todos emanados del PAN. “Aquí estamos unidos y fuertes”, exclamó entonces el aspirante a Los Pinos.

Un día después, el candidato declaró que “no faltó nadie. No era un evento de gobernadores, se hizo una invitación y acudieron quienes en esa ocasión podían”, dijo. (Con información de Héctor Molina)

Respaldos llegan sólo de figuras políticas

Del 2015 a la fecha, Morena encabeza 44 gobiernos, pero únicamente presidencias municipales y delegados en la Ciudad de México. Es por ello que el aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador no cuenta con respaldo de gobernadores de su partido.

En los mítines del tabasqueño acuden generalmente los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia, a gobernador, presidente municipal, diputados locales, senadores de la República y diputados federales, así como figuras políticas, artísticas o sociales que se han unido a su movimiento, como los expresidentes del PAN, Germán Martínez y Manuel Espino; el extitular de la Fepade, Santiago Nieto; o el ex subsecretario de Gobernación, Abraham González, entre otros.

Sin referir nombres, la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, aseguró —en entrevista— que hay gobernadores que ya están tratando de cometer fraude electoral contra su candidato.

“Estamos pidiendo que respeten la decisión del pueblo, lo que es una realidad es que ya hay (gobernadores) operando partes del fraude. Que están amenazando a la gente diciendo que le van a quitar los programas sociales si Andrés llega, o si votan por Andrés Manuel. Eso es algo absolutamente ilegal”, aseveró.

De los 44 gobiernos locales con los que cuenta el partido, 17 de ellos son en Veracruz y en cinco delegaciones de la Ciudad de México. El resto en Zacatecas, Tabasco, Campeche, Yucatán, Oaxaca, Hidalgo, San Luis Potosí, Hidalgo, Estado de México, Michoacán y Nayarit. Sin embargo, por ahora, no encabeza ningún gobierno estatal.

El mes pasado, López Obrador pidió a la Conferencia Nacional de Gobernadores, que hagan un pronunciamiento, como lo hizo el presidente Enrique Peña Nieto, de que no intervendrán en las elecciones del 1 de julio, y respetarán el voto de los ciudadanos.

Debido a que no cuenta con gobernadores que lo respalden abiertamente, a los mítines de López Obrador por el país se hacen presentes los actuales diputados federales y senadores con licencia, que buscan dar el salto a otros cargos.

Es el caso de los diputados federales Alejandro Armenta, Delfina Gómez y Rocío Nahle, candidatos al Senado.

También los legisladores federales con licencia Cuitláhuac García y Carlos Lomelí, que son candidatos de dicha coalición al gobierno de Veracruz y Jalisco, respectivamente, y el senador con licencia Miguel Barbosa, que es candidato al gobierno de Puebla.

El excoordinador del PRD en la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, también ha acudido a los mítines que López Obrador ha hecho en Oaxaca. Lo mismo los senadores expanistas José María Martínez y Gabriela Cuevas, en los eventos de Jalisco y la Ciudad de México, respectivamente, entre otros. (Con información de Jorge Monroy)