La Procuraduría General de la República (PGR) no declinó investigar el caso de Diego Fernández de Cevallos, porque ejercitó la faculta de atracción, pero es por desaparición de persona , no por otro delito y hasta el momento no se ha presentado ninguna querella o argumento sobre otro tipo de ilícito.

Ricardo Nájera, vocero de la PGR, dijo a El Economista que la percepción de ciudadanos, representantes de partidos políticos e incluso de instituciones de impartición de justicia, que supuestamente se han expresado contrarios a una decisión del Ministerio Público Federal de no intervenir a petición de partes es errónea.

Desde el principio, se conoció esa denuncia que estaba en fuero común, esto es en manos de la Procuraduría General de Justicia del estado de Querétaro (PGJQ), donde la PGR se sumó como coadyuvante a petición del Ejecutivo Federal.

Después, se decretó la facultad de atracción pero por desaparición de persona , que es lo que consta en la indagatoria.

Pese a las circunstancias que han ocurrido como fotografías y supuestos mensajes de negociación, la PGR no tiene nada, porque hasta el momento no se ha presentado denuncia o querella alguna.

Aún cuando se presuman otras conductas presuntamente constitutivas de delito, no hay denuncia, pese a que el secuestro se persigue de oficio, pero tampoco existen elementos para indagar otro delito, enfatizó el vocero de la PGR.

La calidad jurídica de desaparecido en el Código de Procedimientos Penales Federales y de algunos estados del país, es que la persona está ausente o no ubicable , por tanto se otorga al denunciante un periodo de 48 horas para ratificar la denuncia.

En el caso de secuestro , la PGR y procuradurías de 31 estados requieren denuncia continuada porque debe existir el concepto de negociación o pago .

Hasta el momento no han entrado en función las reformas constitucionales en todos los estados para que sea un delito del fuero común y perseguir de oficio, ahora a partir de la reforma será una acción compartida.

Cabe recordar que la familia del Jefe Diego había solicitado a las autoridades mantenerse al margen del caso de la desaparición del exsenador, con el propósito de favorecer la negociación y anteponer la integridad de su padre.

[email protected]