Las candidaturas independientes serán una realidad en la elección federal del 2015 para diputados federales y cada estado deberá legislar para determinar qué harán en los comicios para Gobernador, diputados locales y ediles.

En espera de que la reforma política sea ratificada por la mayoría de los congresos locales, para promulgarla, senadores y diputados federales deberán emitir la ley reglamentaria para definir cómo operarán las candidaturas independientes. En este caso, se deberá garantizar el acceso equitativo a medios de comunicación y financiamiento. Las candidaturas sin partidos fueron incorporadas en los artículos 35 y 116 de la Constitución, pero el Congreso deberá emitir la ley secundaria.

Para una candidatura independiente deberá comprobarse el respaldo de un número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral, además de comprobar la distribución de sus simpatizantes. No sería adecuado que quien pretenda ser candidato independiente a la Presidencia presente firmas que se concentren de manera evidente en unas cuantas entidades federativas o en una sola , se precisa.

El Congreso deberá determinar los derechos y prerrogativas a las que, de ser el caso, tendrán derecho los independientes, como su acceso a tiempos de Estado, considerando el artículo 41 constitucional.

La ley deberá también explicar cómo ordenar la aparición de los independientes en la boleta electoral y el cumplimiento riguroso de sus obligaciones, en especial de transparencia de financiamiento y gasto. También deberán establecerse mecanismos de acceso a la justicia electoral.

De lo que no tenemos duda es que las candidaturas independientes serán un acicate para que los partidos retomen el contacto con la sociedad , se indica.

jmonroy@eleconomista.com.mx