Una vez iniciado el proceso para las elecciones del 2018, los servidores públicos que busquen ser candidatos a la Presidencia de la República tendrán que dejar el cargo seis meses antes del día de la elección, como lo estipula la Constitución.

De acuerdo con el Artículo 82, inciso VI de la Carta Magna, todo aquel aspirante presidencial no debe ser secretario o subsecretario de Estado, procurador general de la República, gobernador de algún estado ni jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a menos de que se separe de su puesto seis meses antes del día de la elección, es decir, el 31 de diciembre de este año, considerando que la elección se llevará a cabo el 1 de julio del 2018.

Además, se requiere una edad de 35 años cumplidos al tiempo de la elección.

En el terreno estatal, los legisladores, para contender por algún cargo, deberán pedir licencia ante los congresos locales, los diputados federales y senadores en sus respectivos recintos y en el caso de los presidentes municipales la petición se hará al cabildo.

En el caso de aspirantes a gobernador, deberán dejar su cargo público cuando menos 90 días antes de la elección.

Para los candidatos a diputados o senadores se estipula que deberán separarse definitivamente de sus funciones 90 días antes del día de la elección, y la edad mínima será de 25 años cumplidos para senador y 21 años para diputado.

En caso de ser ministro, magistrado o consejero, deberá dejar su cargo el aspirante, de manera definitiva, tres años antes del día de los comicios.

[email protected]