Un total de 7,667 homicidios se registraron en México en el primer trimestre del 2018, casi 20% más que el mismo periodo del 2017, el año más violento en dos décadas, según cifras del gobierno federal.

El reporte de marzo del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública indica que en marzo se registraron 2,729 muertes violentas, la mayoría con arma de fuego, lo que lo convierte en el mes más violento en lo que va del año.

En el primer trimestre del 2017 sumaron 6,406 muertes violentas, según la misma estadística.

Esta violencia se produce en medio de una multiplicación de células delictivas ligadas al narcotráfico, pero también al robo de combustible, secuestro, extorsión, entre otros delitos.

En cifras actualizadas, el reporte detalla que en enero se contabilizaron 2,549 muertes violentas y en febrero 2,389.

México cerró el 2017 con 25,339 homicidios dolosos, la cifra más alta desde que iniciaron los registros a nivel nacional en 1997.

En el último año, estados que antaño eran considerados ajenos a la criminalidad han registrado un súbito repunte y ahora Guanajuato, en el centro del país, es el más violento en números absolutos con 741 asesinatos de enero a marzo, seguido de Guerrero con 651 y el Estado de México con 602.

Desde diciembre del 2006, cuando el gobierno lanzó un polémico operativo militar antidrogas, suman más de 200,000 asesinatos, según cifras oficiales que no detallan, sin embargo, cuántos casos estarían relacionados al narcotráfico.

Este repunte en la violencia se produce en plena efervescencia electoral.