Un candidato a diputado federal fue asesinado en el norte de México, informaron las autoridades.

Fernando Purón, aspirante a un escaño por el oficialista Partido Revolucionario Institucional fue asesinado el viernes por la noche en Piedras Negras, ciudad en el estado de Coahuila y fronteriza con Texas, informó el gobierno del estado.

Purón había sido alcalde de esta ciudad, muy azotada por la violencia vinculada al crimen organizado, y cuando lo mataron acababa de participar en un debate electoral.

En un video divulgado por la prensa local se ve a un hombre acercarse al político por la espalda cuando este se estaba haciéndose una selfie con una mujer. Las autoridades no se pronunciaron de forma inmediata sobre esa grabación que pronto corrió por todas la redes sociales.

El gobernador del estado, Miguel Ángel Riquelme, dijo en un comunicado que Purón fue un ejemplo de servidor público. “Transformó a su ciudad, Piedras Negras, y se distinguió por su férreo combate a la delincuencia durante su gestión como alcalde. Fue además un factor fundamental para que Coahuila recuperara la paz”.

Riquelme agregó que redoblaría esfuerzos para garantizar la seguridad del estado y que lo haría con “firmeza”.

El candidato del PRI a la presidencia de México, José Antonio Meade, lamentó el asesinato vía Twitter y exigió una investigación “hasta sus últimas consecuencias”.

 

Muestras de condolencia llegaron también de políticos de otros partidos.

La violencia electoral ha sido un problema persistente en México. En 2010, sicarios del narcotráfico mataron al principal candidato a gobernador en el estado de Tamaulipas, también en el norte. Pero las elecciones presidenciales y locales de este año, que se llevarán a cabo el 1 de julio, han sido blanco de creciente agresividad. Más de una veintena de aspirantes a alcaldes o a un escaño en asambleas estatales han sido asesinados durante esta campaña electoral, la mayoría en el sureño estado de Guerrero.