Las autoridades estadounidenses arrestaron a más de 195,000 migrantes en la frontera con México en agosto, según cifras del gobierno publicadas el miércoles, profundizando el desafío humanitario y político al que se enfrenta el presidente Joe Biden mientras lucha por frenar las altas cifras.

Si bien el número de arrestos disminuyó ligeramente en comparación con julio, representa un aumento en comparación con agosto de 2019, cuando las cifras se dispararon antes de que la pandemia de coronavirus frenara la migración en todo el mundo.

Los arrestos fronterizos han rondado máximos de 20 años en los últimos meses.

El aumento de los pasos en la frontera ha creado un dolor de cabeza político para el demócrata Biden, y los críticos argumentan que su revocación de las políticas de línea dura del expresidente republicano Donald Trump está impulsando la migración.

Los expertos en migración dicen que la pobreza, la violencia y la inseguridad son factores que llevan a los migrantes a salir de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Los agentes fronterizos de Estados Unidos están expulsando rápidamente a casi todos los adultos solteros y algunas familias encontradas en la frontera bajo una orden relacionada con el Covid-19 implementada por Trump y mantenida en gran parte por Biden.

El total incluye 18,534 niños migrantes no acompañados, según las cifras.

rrg