La disputa por el voto ciudadano comienza el 30 de marzo, cuando los candidatos podrán hacer proselitismo. Por primera vez las campañas durarán 90 días y terminarán tres días antes de la jornada del 1 de julio, es decir, el 27 de junio.

La ley dispone que a partir del viernes, y hasta la conclusión de la jornada comicial del 1 de julio (a las 6 de la tarde), se suspenderá toda la propaganda gubernamental; se exceptúan servicios educativos y de salud o asuntos de protección civil en casos de emergencia.

Con las campañas también vendrá la oleada de promocionales. La ley electoral estipula que desde el 30 de marzo el IFE destinará a partidos políticos 41 minutos diarios en cada estación de radio y canal de televisión; los 7 minutos restantes serán utilizados por las autoridades electorales.

En los 90 días de campañas se emitirán unos 20.5 millones de anuncios, 85% de los cuales son de partidos políticos.

Cada agrupación política decidirá la asignación de los mensajes a que tenga derecho. Para este proceso, cada instituto deberá destinar al menos 30% de los mensajes a la campaña de uno de los poderes, considerando senadores y diputados como una misma.

También habrá al menos dos debates entre los aspirantes presidenciales. Uno en la primera semana de mayo y el segundo a más tardar en la segunda semana de junio.

Los debates serán transmitidos en vivo por las estaciones de radio y canales de televisión de permisionarios públicos, incluyendo las de señal restringida.

En este periodo de campañas, el IFE ordenará monitoreos de programas en radio y televisión que difundan noticias, tal como se hizo en el periodo de precampañas, cuyos informes fueron elaborados por la UNAM. Los resultados también se harán públicos por lo menos cada 15 días.

Los candidatos presidenciales podrán erogar en este periodo de campañas -por separado- unos 336.1 millones de pesos.

En la propaganda de los partidos, coaliciones y candidatos, se abstendrán de expresiones que denigren a las instituciones y a los propios partidos, o que calumnien a las personas, disposición producto de la reciente reforma electoral, tras las denuncias por la llamada guerra sucia .

MOSTRARÁN EL MÚSCULO

DEBEN LAS PROPUESTAS

A cuatro días del inicio de campañas electorales, el politólogo del Tecnológico de Monterrey, Virgilio Bravo, consideró que los candidatos deben las propuestas.

Desde su perspectiva, los abanderados no modificarán mucho su estrategia, seguirán los discursos de lo que la gente quiere escuchar, no lo que el país necesita .

Para Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, los arranques de campaña servirán para que los candidatos y los partidos muestren el músculo , aunque esto no garantiza sufragios. La plazas públicas no dan votos, pero generan ánimo en las campañas .

Dijo, sin embargo, que las propuestas concretas se guardan para debates y entrevistas, no son para los spots .

Además, ahora los gobiernos intentarán respaldar a sus candidatos hablando de sus logros.