El fiscal general de Estados Unidos, William Pelham Barr, realizó una gira de trabajo por nuestro país para reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador y con el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, e integrantes del gabinete de Seguridad de México. Con ellos abordó temas de cooperación para el control del tráfico de armas, droga y dinero en las fronteras.

Por la mañana, el funcionario estadounidense acudió a un encuentro con su homólogo, Alejandro Gertz Manero, en la sede de la dependencia, en la avenida Insurgentes, y posteriormente se dirigió a Palacio Nacional donde se reunió con el presidente López Obrador.

Esta última reunión se dio en el marco del anuncio que, hace unos días, hizo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de catalogar a los cárteles mexicanos de la droga como grupos terroristas.

Previamente, Donald Trump planteó al mandatario López Obrador la posibilidad de que elementos de Estados Unidos ingresaran a México para “limpiar” y “eliminar” a los grupos delincuenciales que operan en nuestro país.

“Buena reunión con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr. Como abogado comprende que nuestra Constitución nos obliga a ceñirnos a los principios de cooperación para el desarrollo y a la no intervención en política exterior. De este modo siempre podremos trabajar juntos”, expresó López Obrador en Twitter tras el encuentro.

El fiscal estadounidense se dirigió también a una reunión bilateral con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y con los secretarios de Seguridad, Alfonso Durazo; de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval; y de Marina, Rafael Ojeda Durán, con quienes abordó las acciones de cooperación para detener el tráfico de armas, dinero y droga en las fronteras.

En el encuentro en Palacio acompañaron a López Obrador el canciller Ebrard y los secretarios Luis Crescencio y Rafael Ojeda, así como el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer.

Por parte de Estados Unidos, acudieron Christopher Landau, embajador en México, y Brian Rabbitt, jefe de gabinete del fiscal general.

[email protected]