El presidente Andrés Manuel López Obrador pidió a los ciudadanos de nuestro país no preocuparse de más por el amago del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer 5% de arancel a las importaciones desde México. Confió en que el diálogo que sostendrá el canciller Marcelo Ebrard el próximo miércoles con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, rendirá frutos y evitará esa medida impositiva.

López Obrador reiteró que desea seguir siendo amigo de Donald Trump, aún cuando él ayer a través de Twitter expresó que a su gobierno no le basta con el diálogo con México porque no resuelve el problema. Pese a ello, López Obrador se pronunció porque haya “diálogo, diálogo y más diálogo”.

En otro tema, el primer mandatario sostuvo que ya en su gobierno los funcionarios estaban viajando en multitudes al extranjero, y por eso tuvo que restringirlos. Ofreció, sin embargo, que sea la directora del Conacyt y no él, quien autorice los viajes en función de beneficios de ciencia y tecnología. Aseveró que pedirá a la directora que se garantice que no se hará turismo político, que no se viajará para pasear, aún cuando sean becarios de Conacyt.

Ante la protesta de taxistas que se llevaba a cabo esta mañana en la Ciudad de México, López Obrador les ofreció que sean atendidos por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Dijo que tienen derecho a manifestase, aunque sin afectar a la población.

Acerca del proceso electoral local de ayer en varias entidades, López Obrador dijo que el informe que tuvo es que la votación se desarrolló en tranquilidad. Sostuvo que no hablará con ninguno de los candidatos a Gobernador que obtuvieron la ventaja hasta que haya una resolución de los tribunales electorales.

Reveló que está escribiendo un “memorándum” para deslindarse de familiares y amigos, y con ello evitar el influyentismo y el favoritismo en su gobierno. Aseveró que aún hay “vivales” que tratan de usar su nombre para obtener beneficios.