En una realidad se convirtieron las reformas que regularán la figura del amparo, y mediante la cual, los ciudadanos podrán presentar recursos legales contra violación a los derechos consagrados en la Constitución, y a la vez permitirá que en un solo juicio queden resueltas las violaciones procesales respecto de la totalidad del proceso y no a través de diversos amparos como esto sucede, lo que a su vez busca terminar con el abuso de esa figura.

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión recibió oficio de 16 Legislaturas de los estados donde informan la aprobaron las reformas a los artículos 94, 103, 104 y 107 de la Constitución aprobada por el Senado de la República y la Cámara de Diputados, por lo que éstas fueron turnadas al Ejecutivo federal para su promulgación y entrada en vigor.

Las reformas plantean eliminar los tecnicismos y formalismos existentes en el juicio de amparo, lo cual, de acuerdo a los senadores, ha dificultado su acceso y, por ende, disminuido su ámbito de protección.

Contempla que a través del juicio de amparo se proteja a las personas frente a normas generales, actos u omisiones por parte de los poderes público o de particulares, ya sea que se promueva de forma individual o conjuntamente por dos o más personas, elaborando así el concepto de afectación común, que resulta básico para la operatividad de la protección a los derechos sociales.

Ello implica que los derechos humanos contemplados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos , como en otros documentos de carácter internacional, podrán ser objeto de protección ante actos u omisiones de las autoridades obligadas a cumplirlos.

Cambia el interés jurídico que requiere la parte agraviada para solicitar el amparo en la legislación vigente, por el interés legítimo.

Cuando se presenten demandas que planteen violaciones directas a la Constitución, los Tribunales Colegiados de Circuito tendrán la obligación de admitirlas.

Únicamente se podrán rechazar aquellas demandas relativas a casos de jurisprudencia contraria, así como de violación indirecta a la Constitución, salvo que se trate de asuntos de importancia y trascendencia.

Como solución a la falta de celeridad que representa el juicio de amparo, la reforma propone la figura de amparo adhesivo, la cual concentra en un mismo juicio el análisis de todas las posibles violaciones existentes en un proceso, a fin de resolverlas conjuntamente y evitar dilaciones.

En ese contexto, se establece que si la parte interesada no promueve el amparo adhesivo, siempre que haya tenido la oportunidad de hacer valer las garantías en el primer amparo, no podrá posteriormente acudir a un nuevo juicio para alegar las violaciones cometidas en su contra.

Mediante esta reforma se dan mayores facultades a la SCJN, entre ellas destaca la de separar de su cargo o consignar ante un juez penal al funcionario o autoridad responsable que se haya negado a acatar una resolución de amparo.

Se crean además los plenos de circuito , encargados de procesar y resolver las contradicciones de tesis, lo que permitirá descargar parte de las funciones que hoy ejerce la SCJN en materia de control de la legalidad.

[email protected]

apr