El candidato presidencial del partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri, aseveró que mientras países de América Latina y Asia como Perú, Chile, Brasil, Corea del Sur, China y Taiwán tienen altas tasas de crecimiento la economía mexicana se encuentra estancada.

Durante su participación en la XXII Convención de Aseguradores de México, Quadri de la Torre destacó que el secreto de esas naciones para crecer es que han decidido cambiar y asumido como proyecto nacional ser países ricos y prósperos.

Durante el encuentro, celebrado en un centro de convenciones, el aspirante presidencial señaló que incluso Chile lo asume y se ostenta como el único de América Latina a punto de convertirse en un país desarrollado y con tasas de crecimiento de entre siete y ocho por ciento anual.

En cambio, México no ha tenido los arrestos, el valor, la capacidad ni el liderazgo para asumirse como un país que va hacia la prosperidad y que quiere ser una nación desarrollada, cuando lo puede ser , resaltó.

En su opinión México no es un país pobre sino esencialmente de clases medias, que se construyó a sí mismo después de la Revolución y que pisaba fuerte y llegó a tener un ingreso per cápita de 14,000 dólares anuales, lo que no es poco.

Quadri de la Torre consideró que México debe asumir la economía de mercado y al capitalismo, así como a un Estado fuerte, sólido, visionario y eficiente como un motor del crecimiento.

Dijo que por ello decidió aceptar la candidatura presidencial, para promover que ésta sea la campaña de las reformas, de decir claramente lo que México necesita, y lo que los políticos no se atreven a decirlo ni hacerlo .

De ahí que, subrayó, México requiere de una nueva revolución, que sea pacífica, para acabar con los monopolios en energía; tener competencia en el sector petrolero, inversión privada; y hacer una reforma laboral que sea profunda y compleja.

Asimismo, una reforma fiscal que va de la mano de una energética, porque implica cambiar el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), acabar con los subsidios a los combustibles y generalizar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), incluidas medicinas y alimentos.

Resaltó que también se requiere una revolución educativa y tener ciudades competitivas, sustentables y eficientes, ya que no las hay, pues existe una política de vivienda que lo que ha hecho en los últimos años es destruir a las grandes urbes del país y generar el caos e ineficiencia.

Al respecto, puntualizó que se tienen desarrollos habitacionales lejanos, con viviendas minúsculas que son verdaderos palomares en potreros en donde no hay servicios de transporte ni de seguridad, y no se puede ser competitivo con este tipo de ciudades .

MIF