Al cumplir dos años de gestión, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó: “Hemos avanzado en la solución al grave problema de la inseguridad y la violencia”. Sin embargo, reconoció que el homicidio doloso, el feminicidio y la extorsión, son delitos al alza.

En tanto, expresó que trabajar para atender la crisis económica ha sido menos doloroso que luchar contra los contagios del coronavirus.

“En vez de quedarnos con los brazos cruzados, decidimos enfrentar la crisis sanitaria y económica con entrega, eficacia y con estrategias no convencionales que nos ha permitido ir saliendo poco a poco de la adversidad”.

Insistió que se ha cumplido con el pronóstico de que la recuperación económica ante la crisis tendría un comportamiento en “V”.

“La economía empieza a crecer, y del millón 117,584 empleos formales perdidos, ya se han recuperado 555,600. Pienso que en marzo lograremos alcanzar de nuevo los 20 millones 613,536 puestos de trabajo que tenía registrados el IMSS”, previó.

En el patio central de Palacio Nacional, y acompañado de su familia e integrantes de su gabinete legal y ampliado, López Obrador defendió:

“Gracias al apoyo del pueblo, de las enfermeras y de los médicos que han puesto en riesgo hasta sus vidas, y a los directivos encargados de conducir toda esta estrategia (contra el Covid), no nos hemos visto rebasados”.

Seguridad

López Obrador planteó que se ha dado prioridad a atender las causas que originan la violencia y la inseguridad.

“En mi gobierno la autoridad no se asocia con la delincuencia. No hay impunidad para nadie, y aunque todavía falta mucho para pacificar al país, sostenemos con hechos que se revirtió la tendencia al alza en la mayoría de los delitos que se cometían”.

Argumentó que según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el 2019 —el primer año de su gobierno— hubo menos homicidios que el 2018; mientras que en los 11 meses del 2020, en comparación con el mismo periodo del 2018, los delitos del fuero federal se redujeron 30%, además de que ocho de 11 delitos de alto impacto del fuero común presentaron una reducción.

Expuso que el robo a casa habitación bajó este año 23%; el robo a transeúnte 30%; el robo en transporte público 42%; el robo en transporte individual 8%; robo de vehículo 35%; robo a transporte 26%; robo a negocio 15%; y el secuestro 29 por ciento.

“Las únicas excepciones han sido el homicidio doloso, el feminicidio y la extorsión, que han aumentado en 3.8%, 8.9% y 21%, respectivamente”, admitió.

Derechos humanos

El mandatario federal argumentó que en su gobierno los integrantes de las fuerzas federales respetan los derechos humanos en los operativos contra integrantes de las organizaciones delictivas.

“Las fuerzas federales no cometen masacres ni se rematan a los heridos”, sostuvo el Ejecutivo.

Argumentó que entre 2011 y 2012, “en plena guerra contra el narcotráfico, en enfrentamientos con militares y marinos hubo 1,750 civiles heridos y detenidos, pero 2,459 fallecidos en esos enfrentamientos; es decir, un índice de letalidad de 709 personas que perdieron la vida”.

Comparó que en los dos años de su administración, 631 personas han sido heridas o detenidas en operativos federales y 507 han muerto, por lo que el índice de letalidad es de 124 fallecidos.

“Se demuestra así que nos mueve una convicción de justicia, no de exterminio, y que en el restablecimiento de la seguridad priorizamos el respeto a la vida”.

Bases de la 4T

El representante del Ejecutivo federal afirmó que ya están sentadas las bases de lo que denomina la Cuarta Transformación de México, aunque insistió que existe oposición a su gestión.

“No todo es perfecto ni aspiramos al pensamiento único ni al consenso. Estamos conscientes de que existe oposición a nuestro gobierno, y eso es legítimo y normal en una auténtica democracia, máxime cuando se está llevando a cabo una transformación profunda, impulsada por nuevas ideas liberales que buscan acabar con privilegios de minorías conservadoras”.

Sostuvo que mantiene el respaldo de la sociedad ya que, con base en encuestas propias, 70% de los mexicanos le otorgan su apoyo.

“Ya están sentadas las bases de la transformación, a dos años de ocupar la Presidencia puedo afirmar que ya logramos ese objetivo”.

politica@eleconomista.mx