“¡Compañero, escucha, en la hamaca no se lucha!”, tarareó el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador a los candidatos de Morena, PT y PES, a quienes volvió a solicitar que hagan campaña, que visiten 150 casas diarias y que no se confíen de su triunfo. Incluso, López Obrador evaluó en un mitin en Guerrero, quién de sus candidatos sí había hecho proselitismo en las calles para pedir el voto. “¿Ya vino?, ¿Ya ha estado aquí?”, preguntó a sus seguidores.

Casi al final de un mitin en San Marcos, Guerrero, López Obrador pidió nuevamente a sus simpatizantes el “voto parejo” para todos los candidatos de la coalición Juntos Haremos Historia.

“No anden buscando ahí… de que aquí, por este acá, por este otro. Claro que son libres de votar por quien quieran, pero es una recomendación, porque la mafia lo que quiere es atrincherarse, por ejemplo, en el Congreso. Que ganemos la Presidencia, pero que no tengamos mayoría en la Cámara de Diputados, en la Cámara de Senadores, para que ahí estén obstaculizando el cambio”, dijo López Obrador a los asistentes.

El aspirante presidencial reiteró a sus seguidores que requiere alcaldes, diputados locales y Gobernadores de su coalición, pues sería incómodo para él -en caso de ganar la Presidencia- visitar los estados y que los funcionarios sean de otros partidos.

Y aunque no quiso decir la palabra “cortitos”, López Obrador dijo a sus seguidores que traerá bien de “cerquita” a todos los candidatos de su coalición que ganen en las elecciones del 1 de julio.

“(Voto parejo) por dos razones: primero, porque les tengo confianza, y porque además yo voy a estar pendiente, y los voy a traer bien pero bien, bien, bien… ¡de cerca! Iba a decir una palabra, ¡Pero no! Y voy a estar muy pendiente. Y si tengo que venir a San Marcos, con todo respeto, pues tengo que venir con cuidado, no voy a traer la cartera, porque una de esa la pierdo. Entonces, yo quiero venir con las autoridades de nuestro movimiento”, aseveró.

Luego , el político tabasqueño pidió a sus seguidores que le dijeran quién sí, y quién no de sus candidatos, estaba haciendo campaña y recorriendo las casas.

“Aquí les recomiendo a Félix Salgado Macedonio, candidato al Senado. ¿Ya vino Félix aquí a San Marcos? ¿Ya vino? ¿Ya estuviste Félix? ¿En dónde?”, preguntó López Obrador.

—“En las Vigas, y por acá también...”, contestó Macedonio.

Luego, Andrés Manuel López Obrador afirmó: “es que estoy viendo a unos candidatos muy blanquitos. Miren, no nos importa a nosotros el color de la piel, este es un movimiento para todos, no discriminamos, es para blanquitos, para morenitos, y todos, pero veo candidatos que están muy blancos, que no les da el sol”.

Enseguida, el candidato preguntó si Nestora Salgado, candidata de Morena al Senado, ya había visitado el lugar. “¡No, no, no!”, respondieron los asistentes.

“¡Ah, ya va a venir!”, espetó López Obrador. Y luego, insistió: “tienen que visitar nuestros candidatos 150 casas diarias”.

 Y continuó: “Aquí está Rubén Cayetado García, candidato a diputado federal. ¿Ya vino aquí Rubén? ¿Estuviste aquí?”.

—“Si, aquí en San Marcos, Las Vigas, Las Cruces, el Guayabo, Anahuac, todas las comunidades”,  respondió Cayetano.

“Está morado. No, no, no está morado, está morenito”, bromeó Obrador, mientras decía a sus candidatos: “compañero, escucha, en la hamaca no se lucha”.

Y finalizó con Gisela Ramírez Lorenzo, candidata de Morena a diputada local: “¿si ha estado aquí, no?”, preguntó el aspirante presidencial, mientras la candidata mostraba sus brazos a los asistentes.

jmonroy@eleconomista.com.mx