Al presentar cuatro puntos para fortalecer la reforma educativa, Ricardo Anaya, candidato de la coalición Por México al frente, se dijo dispuesto a dialogar durante su gobierno con integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), para construir acuerdos que impulsen la calidad de este sector.

“Nosotros siempre estamos abiertos al diálogo convencidos de que es la mejor herramienta para construir acuerdos (…) Sí, por supuesto que vamos a dialogar con los sindicatos, y con las normales en un plan claro. Estoy convencido que vamos a lograr los cambios que nuestro sistema educativo necesito (incluyendo a la CNTE), pues siempre estaremos dispuestos a dialogar con todos”, planteó.

En su conferencia de prensa en Ciudad Juárez, Chihuahua, indicó que la primera propuesta consiste en adecuar el modelo de estímulos a los docentes, garantizando su acceso a formación, actualizaciones continuas y apoyos pedagógicos, para su profesionalización.

Segundo, usar herramientas de estadísticas avanzadas para monitorear el aprendizaje de los alumnos y el impacto de la inversión en docentes, escuelas y nuevos programas de estudio, porque todo gasto en educación debe servir para mejorar la calidad.

Tercero, reformar los programas de estudio de las escuelas normales, para que puedan formar a los futuros maestros en las competencias necesarias para el aprendizaje de los niños y jóvenes.

Y, finalmente, implementar el enfoque de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas en el nuevo modelo educativo, brindando los recursos y capacitación necesarios para los docentes.

“De la mano de los padres de familia, del sindicato, de las maestras y maestros, vamos a llevar a cabo una auténtica revolución educativa en nuestro país, que va a permitir mayores oportunidades de desarrollo para las personas”, enfatizó al aclarar que la cancelación de la Reforma Educativa, como propone López Obrador, va en el sentido opuesto.

A pregunta expresa, reiteró que durante su gobierno seguirá con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), porque es evidente que se trata de una obra que traerá muchos empleos y detonará el desarrollo del país.

Aclaró que el nunca fue convocado formalmente a reunirse con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y expresó que la cancelación que el empresariado hizo del encuentro que sostendría con López Obrador, responde a la actitud del tabasqueño de no querer dialogar sino imponer.