Analistas en materia política coincidieron que Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés fueron los candidatos ganadores del primer debate entre presidenciables realizado anoche en la Ciudad de México, mientras que José Antonio Meade y Margarita Zavala decepcionaron y Jaime Rodríguez, “el Bronco”, se dio a conocer más entre el electorado.

Soledad Loaeza, Héctor Aguilar Camín, Leo Zuckermann y Roy Campos dijeron también en un análisis para la cadena Televisa que Anaya, de la coalición PAN-PRD-MC, fue el candidato que más golpes soltó en contra de sus adversarios; particularmente contra López Obrador, de Morena. En tanto, éste último pudo resistir los ataques de los otros cuatro aspirantes que dedicaron prácticamente todo su tiempo en el debate a lanzarse con el que hasta ahora es el puntero en las preferencias de los votantes.

Anaya ganó y logró posicionarse tras el debate de ayer, ya que pudo “rasguñar un poco a Andrés Manuel López Obrador”, dijo Leo Zuckermann. “Este es un debate que ganó Anaya y que no tendrá consecuencias”, refirió Héctor Aguilar Camín en referencia a que el candidato panista tendrá que hacer más para avanzar sobre López Obrador.

Roy Campos, el reconocido encuestador, aseguró que López Obrador ganó el debate porque no cayó ante los intentos de los otros candidatos de hacerlo estallar y porque pudo lanzar golpes decisivos, como respondió a José Antonio Meade en el caso de un tema sobre la propiedad de tres departamentos.

Los adversarios, todos, estaban contra López Obrador y por momentos lograron arrinconarlo, pero de pronto empezaron a pelearse entre sí y ello ayudó a que Andrés Manuel saliera mejor librado.

“Le iban ganando, le iban golpeando bien; durante una hora y diez minutos, pero Anaya y Meade se empezaron a pelear entre ellos y allí perdieron. (AMLO) Estaba incómodo, lo tenían arrinconado y lo dejaron ir”, explicó Leo Zuckermann. “Se pelearon quienes le caen gordos. Fue evidente la antipatía profunda entre Anaya y Meade y se les olvidó que al que tienen que perseguir es a López Obrador”, coincidió Héctor Aguilar Camín.

“López Obrador salió raspado, porque hubo preguntas que dejó en el aire; fue evasivo en sus respuestas y el gol que le metieron con la cita de su libro en el sentido de que Alfonso Romo es un corrupto, fue un golpe bastante fuerte, pero tiene tal ventaja, que parece que no le hizo nada”, consideró Soledad Loaeza.

Para Soledad Loaeza ninguno de los cinco candidatos planteó propuestas claras, ni supieron explicar aquellas pocas que pudieron pronunciar, pues todos se iban más por la descarga contra sus adversarios. Loaeza reconoció que Anaya protagonizó un debate ejemplar, pero sigue sin conectar con los electores.

Todos coincidieron en que el gobernador con licencia de Nuevo León, Jaime Rodríguez, fue el personaje de la noche. Sus propuestas excéntricas atraparon por tiempos la atención de la audiencia; pero más que excéntricas, sus dichos resultaron absurdos, como aquello de “cortar las manos a los delincuentes”, platicó Leo Zuckermann.

Héctor Aguilar Camín aseguró que nunca había visto a Margarita Zavala “apasionada” pero no pudo conectar más y añadió que el candidato del PRI, José Antonio Meade, decepcionó: “Hay dos candidatos que no tienen posibilidad, yo creo que la perdió Meade”, sentenció.

“(Meade) utiliza muchas palabrejas tecnocráticas, creo que es un tipo que sabe mucho, pero no conecta, es un tema de emociones, me recuerda a Zedillo”, añadió Zuckermann.