El titular del Ejecutivo federal, Andrés Manuel López Obrador, no descartó que su administración atraiga de los gobiernos de los estados el pago de la nómina magisterial.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional refirió que la centralización de la nómina magisterial sería una buena alternativa para evitar conflictos con el gremio. Argumentó que en el caso de la Ciudad de México, la nómina es pagada por el gobierno federal y no hay manifestaciones como en otros estados como Oaxaca, Guerrero, Chiapas o Michoacán. “Acerca del regreso de los servicios educativos, no lo descartamos, porque si se federalizan los servicios educativos puede resultar mejor.

“Sencillamente ya no se transfieren los recursos a los estados, ya los maneja la Federación. Y esto ayuda, porque en algunos casos los recursos que se transfieren para educación se utilizan para otras cosas. Entonces, si así se decide vamos a la federalización”, indicó.

En tanto, el presidente reiteró que la próxima semana presentará al Congreso un proyecto para cancelar la reforma educativa.

“No es una reforma educativa, si acaso es una reforma laboral que, si se analiza en su esencia, no tiene nada que ver con mejorar la calidad de la enseñanza”, aseveró.

El primer mandatario también expuso que en el rubro de salud ya avanzó en las negociaciones con los gobernadores para centralizar el financiamiento a los servicios.

“Uno de los problemas que tiene, entre otros, el problema de salud es que está fragmentado; o sea, es el Seguro, el ISSSTE, la Secretaría de Salud federal y los estados, que al final de cuentas, el servicio es deficiente. Entonces, ¿qué estamos proponiendo? La integración”.