“No veo amenaza de recesión”, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador luego de que Bank of America y Merill Lynch determinaron que la economía de México se encuentra en recesión técnica, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en  conferencia de prensa desde Tepic, Nayarit, la reunión del gabinete de seguridad.

El Mandatario federal criticó fuertemente a los medios de comunicación que publicaron en primera plana esta información del banco estadounidense y la correduría.

Afirmó qué hay una “especie de extrañamiento” de la política neoliberal, y cuestionó por qué no se destaca que el peso es la moneda que -según él- más se ha fortalecido, pues dijo que ese es el factor más importante, como también que no haya inflación. Afirmó que los verdaderos especialistas deben saber que la verdadera recesión se vivió al final del sexenio de Carlos Salinas de Gortari cuando la economía se cayó siete puntos.

El presidente aseguró que a pesar de la disminución en la tasa de crecimiento está aumentando el nivel de desarrollo, porque hay una mejor distribución del ingreso.

El mandatario también criticó que bancos, agencias y corredurías internacionales pronostiquen que no se alcanzará el 2% de crecimiento económico que proyecta para finales de año. López Obrador afirmó que, aún cuando eso sucediera, “estamos hablando de crecimiento, no de decrecimiento”. El titular del Ejecutivo federal dijo desear que “ojalá que se equivoquen”. 

Entre otros temas comentó que la ley de amnistía todavía está en estudio, mientras que la despenalización de algunas drogas también será un asunto que se analizará posteriormente de que se implemente su Plan Nacional de Seguridad.

Luego de que ayer circulara el rumor de una posible detención del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, en Italia, el Presidente López Obrador dijo que no tener información al respecto. Argumentó que la Fiscalia General de la República es la que debe confirmar o negar esa situación, ya que él no se entera de ello sino hasta que ocurren las detenciones como, dijo, ocurrió en el caso del abogado Juan Collado. 

“No somos iguales”, afirmó López Obrador al negar que la ampliación del mandato de Gobernador en Baja California sea un ensayo para prolongar el mandato presidencial. El Presidente argumentó que la reforma en el Congreso de Baja California fue aprobada por Morena, PAN y PRI, y se preguntó cómo hubiera quedado públicamente si hubiera hecho una negociación en ese sentido, por lo que negó una vez más alguna intervención. Sostuvo que este es un caso que deben resolver los tribunales electorales. 

El Mandatario federal cuestionó a la prensa que en vez de preguntar sobre la reducción de 30% de la migración hacia Estados Unidos a través de México, le pregunten sobre el anuncio que hizo el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el sentido de que habrá redadas masivas el próximo domingo contra personas que recibieron una orden de expulsión.

En tono molesto, López Obrador dijo que él está en su papel de titular del Ejecutivo federal, y los medios en el suyo. 

Durante la conferencia el presidente López Obrador escuchó diversos planteamientos sobre el comportamiento del súper delegado en Nayarit, Manuel Peraza. Sin embargo, el mandatario minimizó las críticas hacia el funcionario, al asegurar que hay cosas más importantes que atender.