La llegada de una tercera ola de contagios de coronavirus ha tomado por sorpresa a muchos hospitales, lo que ha ocasionado que los planes para el regreso a una normalidad hospitalaria se vean interrumpidos, y generado, entre otras cosas, que algunos de éstos conviertan de nueva cuenta sus salas en área Covid.

“Inicialmente teníamos programado un cierre, pero desde la Dirección General se decidió dejar abierto por más tiempo la unidad como medida preventiva ante el repunte de casos”, así lo explica el doctor Javier Michael García Acosta, director del Hospital de Expansión del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

El titular de esta unidad ubicada en la Ciudad de México, y que lleva más de un año funcionando como hospital temporal para atender pacientes de Covid-19, detalla que luego de una baja considerable en los contagios, las autoridades sanitarias alistaban su cierre para el 15 de julio pasado, sin embargo, la fecha ahora es incierta, pues el cierre dependerá del avance de los contagios que día a día van en aumento. 

“Como las puertas del autódromo siguen abiertas, las personas acuden al triage respiratorio a solicitar atención médica. Por ejemplo, ya para el cierre teníamos un par de consultas, cinco en 24 horas, y ahorita ya tenemos alrededor de 15 a 20 consultas en 24 horas. Se ha incrementado la afluencia de personas que llegan solas a pedir atención medica”, añade el médico especialista.

Y aunque no todos se quedan internados, el titular de la unidad explica que sí ingresa a vigilancia un número considerable, ya que de cinco a 10 pacientes presentan síntomas de Covid-19 moderados que pudieran complicarse y por lo cual deben ser vigilados para evitar alguna complicación.

Con un repunte de casos, que según las cuentas del García Acosta llevan más de dos semanas, los pacientes también han variado; mientras la mayoría de las personas que se siguen internando son aquellas que presentan factores de riesgo como enfermedades crónicas degenerativas, a éstas se han sumado personas jóvenes entre 25 y 50 años, incluso algunos ya vacunados.

“Pero persisten los que no están vacunados y que son más susceptibles de poder enfermar (…) Se ha identificado más a los pacientes que no se han vacunado que son los que están arribando más”, añade.

Menos cuidados

El doctor Javier Michael García asegura que él y los cerca de 900 trabajadores de la salud que forman parte del autódromo están listos para “dar la cara a la tercera ola”, no obstante, señala que el alza de contagios se debe a una falta de cuidado en la sociedad, la cual “ha bajado la guardia y se ha olvidado de la sana distancia; del uso de cubrebocas, de lavarse las manos de forma continua (…) nos confiamos, como ya no escuchábamos tanto casos salimos a la calle, a la plaza, al cine, no tuvimos los mismos cuidados que teníamos antes con esa jornada de sana distancia, lo hemos estado olvidando y nos hemos vuelto más permisibles como sociedad”, subrayó.

Por su parte, María, una joven enfermera del Hospital General de Zona 27 del IMSS, cuenta que a tan sólo dos meses de que se volviera híbrida esta unidad médica, es decir, ya se atendían pacientes en general además de los casos de contagio actualmente, y debido al incremento de casos, se está reconvirtiendo de nueva cuenta a un área totalmente para atender a contagiados de coronavirus.

“Ahorita lo que se está intentando hacer es sacar y no meter más personas que no sean de urgencias, porque llegó la reconversión nuevamente a todo Covid”, detalla.

Este hospital, ubicado en la zona de Tlatelolco en la capital del país, se ha llenado de pacientes jóvenes de 19 años en adelante, provenientes, en su mayoría, de la zona centro y de la colonia Morelos, señala María.

“Ahorita ya los pacientes Covid nos han llegado muy jóvenes. Antes, cuando estábamos en semáforo verde recibíamos de dos o tres pacientes de Covid y como cuatro consultas, por lo mucho en el turno, ahorita no, ya recibimos como ocho pacientes, con dos intubados, más otras 10 consultas”, explica.

Mientras que en el piso destinado para pacientes contagiados, de 54 camas, en 10 o 15 de ellas hay pacientes que ya cuentan con apoyo respiratorios y son personas jóvenes. Por tal razón, indica, el hospital ya no acepta pacientes generales a menos que estén muy graves, pues solo se busca estabilizarlos para posteriormente trasladarlos a otros hospitales. Además de que ya no se permiten las visitas de familiares en el área de urgencias.

Sin contratación de personal

Aunado a toda esta situación, también se suma la reducción del personal, ya que según María, luego de pasar a semáforo verde ya no fue recontratado mucho personal médico que colaboraba en la unidad Covid de este hospital.

“A todos los que eran contratos de apoyo por Covid los regresaron a la bolsa de trabajo y entonces nos volvimos a quedar con menos personal para atender a más pacientes”, dice, al tiempo que explica que por unidad son cerca de 15 personas que dejaron de apoyar, por lo que ahorita son únicamente 10 o 12 personas las que atienden por turno a los pacientes.

“La carga de trabajo ya está volviendo como al principio (...) el área está preparada, entonces es nada más cuestión de volver a equiparla”, subraya.

Por otro lado, María también coincide en que el alza de casos viene por los malos hábitos de las personas y por el haber bajado la guardia en las medidas sanitarias.

“Sabíamos que iba a venir esta ola, pero no pensamos que iban a ser más jóvenes, pero el problema es que las personas más jóvenes también son pacientes diabéticos, hipertensos (...) La gente se confía de que ya tienen una dosis, que ya las vacunaron y piensan que no pasara nada, hacen su vida cotidiana (…) pero se contagian”.

Vaticina Organización Panamericana de la Salud

Controlar infectados por verano y reapertura económica, un reto

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó que será un reto para México controlar los contagios de Covid-19 de cara al verano y la reapertura económica.

Durante la conferencia de prensa para el continente americano, el doctor Ciro Ugarte, director de Emergencias Sanitarias de la OPS comentó que la tasa de mortalidad en el país se ha mantenido en niveles relativamente bajos, ya que se ubica en 1,850 casos por cada millón de habitantes.

Mientras que en materia de vacunación, Ugarte refirió que se ha inoculado a alrededor de 43% de la población de 18 a más años.

“Esperemos que puedan alcanzar coberturas más altas (la vacunación) pero, mientras tanto, será muy importante que en esta fase de verano y reapertura turística y muchas actividades económicas la población continúe adoptando las medidas de protección, especialmente cuando el distanciamiento físico es más difícil.

“De tal manera que es un desafío porque por un lado el avance de la vacunación da un sentimiento de seguridad y todos quisiéramos salir ya de esta pandemia, al mismo tiempo ha sido demostrado una vez más que cuando bajamos la guardia el número de casos aumenta significativamente.

Ayer el número de contagios alcanzó un nuevo máximo con 15,198 casos, el registro más alto desde enero, cuando se registró la parte más difícil de la segunda ola de contagios de Covid-19.

Previamente, entre del día 20 al 21 se confirmaron más de 13,000 contagios. (Redacción)

maritza.perez@eleconomista.mx