Los autotanques, mejor conocidos como pipas para transportar combustible, son un medio que si bien forma parte de la nueva estrategia contra el robo de hidrocarburos, Pemex ha incrementado su uso en los últimos años derivado del desgaste y la saturación de los poliductos por los cuales transporta también gasolina.

Después de los poliductos, las pipas son la forma de traslado más frecuente de refinados; no obstante, el uso de dicho medio incrementa los costos de operación, además de que las carreteras en el país afrontan una escalda histórica en inseguridad.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio cuenta en el 2016 sobre el desgaste de los poliductos y el aumento en el uso de las pipas.

“En 2013, en los diagnósticos del sector se indicó que, en los últimos años, el uso de poliductos había perdido participación frente a otros medios de transporte más costosos como los autotanques, a causa de su saturación”, precisó el órgano fiscalizador en la auditoría de desempeño que le hizo a Pemex en la Cuenta Pública 2016 con folio: 16-6-90T9M-07-0475 475-DE.

Además, la auditoría superior indicó que en el “mediano y largo plazos, el abasto del mercado nacional de petrolíferos requiere desarrollar mayor infraestructura logística y de transporte que permita reducir el costo de suministro, fortalecer los puntos de internación de producto y garantizar la seguridad del abasto”.

En el documento Prospectiva del Petróleo Crudo y Petrolíferos 2013-2027, creado por la Secretaría de Energía (Sener), se señaló que la demanda en el consumo de gasolina crecería año con año hasta llegar, en el 2027, a 1 millón 443,200 barriles de gasolina diarios.

En la actualidad, hasta mediados del año pasado, Petróleos Mexicanos informó que la demanda de gasolinas ascendía a casi 800,000 barriles diarios.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) también ha alertado sobre la saturación de los ductos de la petrolera nacional que transportan los refinados.

En el informe Mercados de Líquidos en México, publicado en el 2015, la comisionada de la CRE, Montserrat Ramiro Ximénez, precisó: “La red de poliductos está saturada y es vulnerable a variaciones de corto plazo en la oferta”.

El aumento en los costos

En la víspera, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la compra de pipas en EU como parte del plan contra el robo de combustible y como manera de abastecer a diferentes regiones del país.

El presidente anunció que serán 571 pipas, con un costo de 85 millones de dólares, unidades que se sumarán a la flotilla de Pemex.

En este rubro, hasta enero del año pasado, la empresa paraestatal contaba con una flotilla de 1,485 autotanques de reparto.

No obstante, la utilización de más pipas prevé un incremento sustancial del costo del transporte de las gasolinas.

En el análisis: Transición hacia Mercados Competidos de Gasolinas y Diésel, creado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) se indicó que “los costos asociados al transporte por ducto pueden llegar a ser hasta seis veces menores que los incurridos por utilizar carrotanques y hasta 13.5 veces menores que los asociados al uso de autotanques”.

“Al cierre del año 2012, el transporte de combustibles a través de medios diferentes a ductos representó alrededor de 40% del volumen total transportado”.