El rezago que existe en las bases de datos sobre personas desaparecidas es alarmante, en un escenario donde han sido exhumados 2,290 cuerpos y halladas 1,399 fosas clandestinas en lo que va del sexenio, lo que arroja “una situación dramática”, señalaron académicos y defensores de derechos humanos.

Durante el conversatorio “Convención internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas” de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), expertos también mostraron preocupación sobre la falta de coordinación entre las autoridades.

“Nos preocupa mucho escuchar de comisiones de búsqueda el que no está habiendo una colaboración de las fiscalías, ni para el tema de la búsqueda ni con las carpetas de investigación ni sobre el trabajo forense”, dijo Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático.

La activista alertó que algunos de los vicios del pasado al interior de las fiscalías se mantienen actualmente, como la clasificación que dan estas instituciones a los casos ya que, en el contexto mexicano, es muy complicado determinar cuándo un caso es desaparición forzada cometida por agentes del Estado y cuándo por el crimen organizado.

“Uno de los retos para la CNDH sería justamente eso, decirnos, por ejemplo, dónde existe el problema de reclasificación, en cuántas fiscalías”, comentó Delgadillo durante su intervención.

El director de la organización I(dh)eas Litigio Estratégico en Derechos Humanos, Juan Carlos Gutiérrez, alertó que hay un rezago en identificación de cuerpos ya que solamente, en este año, suman 870 personas, es decir, 22% de las encontradas en fosas.

El expresidente del Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas, Santiago Corcuera Cabezut, expresó que el reconocimiento de la competencia del Comité de Desapariciones Forzadas para que conozca de casos individuales en México, abrirá una ventana adicional de justicia para las víctimas.

En caso de empresario asesinado, 4 detenidos

Representantes de la Fiscalía de Justicia de la CDMX catearon domicilios en la alcaldía Magdalena Contreras como parte de las indagatorias para esclarecer los asesinatos del empresario franco-mexicano, Baptiste Jacques Daniel Lormand y su socio Luis Orozco, en donde detuvieron a dos hombres y una mujer.

Los tres detenidos, de acuerdo con el secretario de Seguridad capitalino, Omar García Harfuch, no tienen relación directa con el crimen, aunque sí con la banda de Miguel Ángel “T”, alias Arex o el Tinoco, este último relacionado de manera directa con los homicidios y detenido en la víspera. Las autoridades aseveran que el doble asesinato se trató de una acción para concretar el robo de botellas de vino valuadas en más de un millón de pesos. (Jorge Monroy)

maritza.perez@eleconomista.mx