Sociedad civil y académicos cuestionaron la remoción de Santiago Nieto como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) en medio del proceso electoral, al tiempo que exhortaron al Senado oponerse a la destitución del fiscal, según les faculta la Constitución.

“Es particularmente preocupante que ocurra a unos días de haber iniciado el proceso electoral ya que la ausencia del titular de la Fepade pone en riesgo la persecución de los delitos como el uso ilegal de recursos para gastos de campaña o la compra del voto”, se lee en una carta firmada por casi 30 organizaciones de la sociedad civil y más de 50 académicos, investigadores y activistas.

La sociedad civil opinó que “resulta extremadamente preocupante” la “inesperada remoción de Santiago Nieto”.

Y agregó que la destitución de Nieto “ se suma a una lista de acciones que han venido vulnerando a las instituciones de procuración e impartición de justicia y cuyo funcionamiento queda comprometido de cara a las elecciones del 2018”.

Así, se enumeran una serie de casos en los que participa la Fiscalía para la atención de delitos electorales.

“En ausencia de una explicación creíble respecto de su remoción, no queda más que concluir que la Fepade es una víctima más de la falta de respeto a los principios de autonomía e independencia que caracterizan a las instancias de procuración y administración de justicia de este país”, refiere la carta de las ONG.

También se detalla que todo esto se da en un contexto de debilidad institucional y enumera: la falta de titular en la Procuraduría General de la República, el nombramiento de un fiscal anticorrupción que no se ha dado, así como el que en el Congreso de la Unión sigan sin resolverse las iniciativas de reforma constitucional para generar la figura de una Fiscalía General “ autónoma e independiente”.

Algunos firmantes son Coparmex, Fundar, IMCO, Mexicanos contra la Corrupción, Transparencia Mexicana, México Evalúa, Cencos, entre otros.

cuestionan los PARTIDOS

A la demanda de la sociedad civil también se unieron los partidos políticos. Morena, PRD, PAN y PT, desaprobaron la remoción del fiscal electoral y dijeron que en la Cámara Alta ejercerán la facultad constitucional para que por mayoría simple se objete la destitución. Además pedirán la comparecencia del encargado de la Procuraduría y garantía de audiencia para Nieto.

Luego de la Comisión Permanente y en voz de su secretario general, Damián Zepeda, el PAN acusó la remoción como “un acto autoritario”. Más tarde, a través de un comunicado Ricardo Anaya dijo que “Los priistas están dejando en claro que están dispuestos a todo con tal de mantenerse en el poder”.

Andrés Manuel López Obrador, dirigente de Morena, calificó la remoción de Nieto de “arbitraria” y pidió “que se reinstale al fiscal, (y) que no se acepte la destitución”.

Por su parte, Alejandra Barrales, del PRD, adelantó que no se aceptará el cese del ahora exfiscal.

confían en que se aclare la situación

Por su parte, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral sesionó el viernes. Horacio Duarte, representante de Morena, calificó la remoción de Nieto como “una instrucción el gobierno federal frente a un fiscal incómodo (...) es una venganza que nos regresa 50 años en la cultura política y en la cultura de la legalidad de nuestro país”.

Un día después, Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, a través de su cuenta de Twitter indicó que la colaboración del INE y la Fepade, bajo la dirección de Santiago Nieto fue “estrecha, coordinada y fructífera”, y agregó “La independencia ante las presiones depende de la permanencia y estabilidad de los órganos electorales. Más cuando ya arrancó la elección”.

El viernes, luego de la sesión del INE, el consejero Marco Baños declaró que a su parecer Santiago Nieto era un funcionario “que venía desempeñando un gran trabajo, espero que esto se aclare favorablemente para bien de la democracia mexicana”.

La consejera Pamela San Martín consideró que con la remoción “se está dando una muy mala señal al destituir a un fiscal por una razón que tenga que ver con denunciar un acto que él considera inadecuado y un acto de intención de intervenir en las funciones que él tiene encomendadas”.

Y agregó: “Tenemos que garantizar el adecuado funcionamiento de todos los engranajes del proceso electoral y una de las mayores garantías es que se pueda actuar imparcialmente y que eso no sea objeto de persecución”.

Hace siete años hubo otra salida de la Fiscalía

En el 2010, en la administración de Felipe Calderón Hinojosa (PAN), se registró la renuncia del fiscal electoral a cuatro días de procesos electorales en 14 estados, con la elección de 12 gobernadores.

En ese momento, Arely Gómez, ahora secretaria de la Función Pública, estaba al frente de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), quien renunció el 30 de junio de ese año.

Al anunciar la salida de la fiscal, Ricardo Nájera Herrera, entonces vocero de la Procuraduría General de la República (PGR), dio a conocer que había diferencias en criterios con autoridades de la PGR en el manejo de la Fiscalía, aunque no quedaron claras las desavenencias referidas.