“No actuar, no participar o decidirnos por extremos radicales representa un alto riesgo para nuestro futuro. Una elección mal razonada puede afectar a nuestro país y generar graves pérdidas económicas y rezagos sociales durante años”, advierte José Antonio Meade Kuribreña en su libro El México que merecemos. Mi visión para transformar nuestro país con orden y rumbo.

El candidato presidencial del PRI, PVEM y Panal alerta también de que son riesgosos los líderes mesiánicos y los inexpertos.

“En el complejo e incierto contexto internacional, en el que el mundo se está replanteando un nuevo orden económico y político global, los liderazgos mesiánicos, idealistas, extremos o sin experiencia pueden resultar hoy más riesgosos que nunca”, indica.

Participaron en la presentación formal de la obra: Gabriel Guerra, Enrique Quintana y Graciela Teruel; el autor decidió donar las ganancias que se obtengan a las organizaciones no gubernamentales La Casa de la Amistad y Fraternidad sin Fronteras.

De traje gris y corbata morada, desde las oficinas de la editorial Penguin Random House, Meade Kuribreña respondió, a pregunta específica, que los mexicanos merecemos “un México con Estado de derecho pleno, con seguridad, sin corrupción y en donde podamos abatir la pobreza extrema”.

Detalló, de viva voz, los capítulos que se desglosan en el libro:

“¿Dónde estamos y qué pensamos en materia de seguridad, justicia y combate a la corrupción?”. “¿Dónde estamos y qué pensamos respecto de un México de libertades?”. “¿Qué resultados tenemos y ofrecemos con nuestra propuesta de política pública para quien menos tiene?”. “¿Qué pensamos y cómo el país puede seguir creciendo y generando bienestar?”. “¿Cómo pensamos que debe ser la educación para que efectivamente sea de excelencia?”. “¿Cómo vemos a México como potencia global?”.

Agradeció a Luis Rubio, ausente, quien prologó su libro, haber sido capaz de describir “qué es lo que yo pienso”.

Rubio resumió en el prólogo que “lo fundamental del planteamiento radica en que el hoy candidato se propone modificar la relación entre los gobernantes y la ciudadanía, ofreciendo que ésta tenga la posibilidad de influir en su propio devenir, algo novedoso en nuestra historia política”.

En el último capítulo del libro, el de reflexiones, el abanderado priista escribió: “El país nos necesita a todos” y que él no puede solo, “pues no tengo ni pretendo tener la verdad absoluta”.

“Y por eso he decidido hacer un llamado de unidad en favor de la transformación nacional, un llamado a tomar el control de nuestro destino como nación para que juntos, todos por México, cambiemos nuestra historia”, precisó.