El presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, interpretó que la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador al priista Quirino Ordaz, gobernador de Sinaloa, a ocupar el cargo de Embajador de México en España pretende dividir la coalición Va por México, integrada por el PRI, PAN y PRD, y al PRI.

Y advirtió que el aún mandatario sinaloense puede ser expulsado del PRI si acepta el cargo propuesto sin que medie el permiso correspondiente por parte del Consejo Político Nacional del tricolor.

“Absolutamente nadie puede utilizar las siglas del PRI para negociar posiciones, no vamos a permitir las intervenciones del gobierno de Morena para dividir a la coalición Va por México ni al PRI’’, comunicó el dirigente nacional priista vía Twitter.

“La lealtad, unidad y compromiso de un priista se demuestra al lado del partido. Cualquier invitación a nuestros gobernantes, por un partido distinto, se asume a título personal y debe someterse a consideración del Consejo Político Nacional para decidir si se aprueba o no.

“En caso de que el Consejo Político Nacional no apruebe la licencia, y el cuadro partidista decida aceptar el encargo, esto implicaría la pérdida de militancia conforme a los Estatutos de nuestro partido’’, anticipó.

Los Estatutos del PRI prevén en el “Capítulo II De las Obligaciones Partidarias Sección 1. De la militancia’’, artículo 61, que entre las obligaciones de los militantes está “Solicitar al Consejo Político Nacional, en caso de aceptar un cargo como funcionaria o funcionario de alto nivel o un cargo de decisión en un gobierno emanado de las filas de otro partido, con el que no haya existido coalición o alianza, licencia provisional del ejercicio de su militancia.’’

Moreno Cárdenas informó a través de un comunicado de prensa que “hasta el momento no se tiene registro de solicitud por parte del mandatario sinaloense".

rolando.ramos@eleconomista.mx

rrg