En la madrugada, tras intensas negociaciones de varios días, el bloque opositor del PAN, PRI, MC y PRD y el grupo parlamentario de Morena y sus aliados del PT, PES y PVEM, que representan la mayoría legislativa en la Cámara de Senadores, acordaron aprobar por unanimidad la creación de la Guardia Nacional.

El acuerdo consiste en modificar el dictamen original de la minuta que reforma la Constitución y que en unas horas será sometido a la discusión y aprobación del pleno cameral para dejar claro que el nuevo órgano policial encargado de la seguridad pública, conformado por elementos militares y navales, será de carácter civil.

A través de dos de los siete artículos transitorios pactados, se precisa, sin embargo, que “durante los cinco años siguientes a la entrada en vigor del presente decreto, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implantación territorial, el presidente de la República podrá disponer de la Fuerza Armada permanente en tareas de seguridad pública de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria’’.

Además de que hasta el 2023 para la conformación y funcionamiento de la Guardia Nacional, “las secretarías de los ramos de Defensa Nacional y de Marina participarán, conforme a la ley, con la del ramo de Seguridad, para el establecimiento de su estructura jerárquica, sus regímenes de disciplina, de cumplimiento de responsabilidades y tareas, y de servicios, así como para la instrumentación de las normas de ingreso, educación, capacitación, profesionalización, ascensos y prestaciones, que podrán estar homologados en lo conducente, a las disposiciones aplicables en el ámbito de la Fuerza Armada permanente’’.

En conferencia de prensa, los coordinadores de las ocho fuerzas políticas representadas en la Cámara alta destacaron la importancia del acuerdo alcanzado, que calificaron de muy importante, producto del diálogo y la negociación entre la oposición y la mayoría legislativa.

Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador del grupo parlamentario del PRI,  aclaró que “fue gracias a la labor de la oposición que se lograron cambios importantes al dictamen, de forma y de fondo, que contribuirán a que la Guardia Nacional sea una mejor institución, una institución de carácter civil, una institución acorde a los tratados de derechos humanos, una institución con contrapesos y control parlamentario de este Senado de la República, que no vulnera la soberanía de las entidades federativas y que en su régimen transitorio contempla el fortalecimiento de las corporaciones de seguridad locales.

En síntesis, completó, “una institución civil acorde a un Estado democrático de derecho, que no está diseñada pensando en un gobierno sino pensando en un país’’.

Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador de Morena, el grupo con el mayor número de senadores, respondió de inmediato al priísta.

“Sí es cierto, la oposición tuvo que ver mucho, pero sin la mayoría no se hubiera podido lograr y la voluntad es distinta a la de otros tiempos.

“Pasamos de un Congreso cerrado a un parlamento abierto. Escuchamos voces distintas, incluso insultos y descalificaciones, pero vale la pena insistir, vale la pena insistir en este tipo de mecanismos y procesos abiertos. Yo respeto a todos por igual y respeto a cada coordinador de grupo parlamentario, porque todos aportaron’’.

[email protected]