El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, reveló que el municipio de Aguililla, Michoacán, donde 13 policías estatales fueron emboscados y asesinados por un grupo armado, se ha negado a firmar el convenio para permitir el ingreso de las fuerzas federales.

Durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el secretario Durazo aseguró que la Federación no niega a ningún gobierno estatal o municipal el reforzamiento de seguridad; sin embargo, dijo que en el caso de Aguililla el ayuntamiento no ha firmado el convenio para permitir la entrada de elementos.

“La Guardia (Nacional) ya está en Michoacán, colaborando con el gobierno del estado, (pero) el municipio no está de acuerdo; no ha firmado un acuerdo de colaboración con el gobierno del estado, el municipio puede tomar la decisión que mejor corresponda desde su perspectiva, pero debo agregar que nuestra visión es que la coordinación y un eventual mando único agregan eficacia al trabajo de los cuerpos de seguridad”.

El funcionario federal acotó que el compromiso del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es lograr en lo inmediato un “punto de inflexión” en el incremento de la inseguridad, reducir los niveles en el 2021 y consolidar la seguridad a la mitad de gobierno para entregar en el 2024 un país en paz y tranquilidad.

Homenaje a policías

En el patio de la Secretaría de Seguridad de Michoacán se llevó a cabo un homenaje a los 13 elementos fallecidos, este martes. El gobernador del estado, Silvano Aureoles, dijo que lo sucedido no es un acto común, sino un hecho donde bandas del crimen organizado que operan a nivel nacional, en referencia al Cártel Jalisco Nueva Generación, desean someter a la sociedad.

“México se enfrenta ante delincuentes que están en el último escalón de la condición humana; seres cobardes que son enemigos de la sociedad”, afirmó.

En este contexto, López Obrador lamentó la muerte de los policías y acusó que en gestiones pasadas se dejó crecer la violencia con estrategias equivocadas.

“Avanzó mucho y hubo estrategias equivocadas, queriendo enfrentar la violencia con la violencia, y todo lo que ya sabemos que ha sido errático y muy doloroso.

“Es muy lamentable lo que sucedió, no lo deseamos. Es un proceso, vamos avanzando con mucha firmeza, ésa es una zona violenta y vamos a seguir atendiendo las causas que originan esta descomposición social (...)yo estoy optimista”, dijo.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, comentó, a su vez, que lamenta el asesinato de los agentes estatales, y destacó que hechos como ése ocurren muy seguido en todo el territorio nacional, aunque eso no significa que la violencia se vea como algo normal en el país.

El secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, indicó, por su parte, que esa dependencia desplegó a 80 elementos, así como un helicóptero en la zona, para ubicar a las personas que emboscaron a los elementos policiacos.

El funcionario federal enfatizó que las fuerzas federales no son violentas, sólo responden a las agresiones. “Muchos hablan que cuando las Fuerzas Armadas salieron a las calles se recrudeció la violencia; no es cierto, las Fuerzas Armadas respondemos a las agresiones de la delincuencia organizada”, expuso.

[email protected]