El fenómeno de las desapariciones en el país va al alza a pesar de la aprobación e implementación de la ley en la materia y la mayoría de los casos se concentran en los estados del norte, concluyeron organizaciones defensoras y el representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

La ONU-DH dio a conocer que su oficina en México ha documentado la desaparición de 23 personas en Nuevo Laredo, de febrero al 16 de mayo del 2018.

Desde Ginebra, Suiza, el alto comisionado de la ONU-DH, Zeid Ra’ad Al Hussein, demandó a las autoridades mexicanas poner fin a la ola de desapariciones forzadas en esa ciudad y sus alrededores.

“Existen fuertes indicios” de que estos crímenes habrían sido cometidos por alguna fuerza federal de seguridad, afirmó.

De acuerdo con testimonios recibidos por la ONU-DH, estas desapariciones habrían sido perpetradas por miembros de una fuerza de seguridad federal. Las personas habrían sido detenidas por uniformados en carreteras y se han encontrado varios vehículos al lado del camino.

“Muchas de estas personas habrían sido detenidas arbitrariamente y desaparecidas al llevar su vida cotidiana. Al menos cinco de las víctimas serían menores, tres de ellas de 14 años. Estos crímenes en un solo municipio, son indignantes”, dijo Zeid.

Por su parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó en  un comunicado que de febrero del 2018 a la fecha ha recibido 21 quejas por desaparición de personas en Nuevo Laredo.

De esta cifra, 14 fueron presentadas por una organización civil, seis fueron remitidas por la Comisión de Derechos Humanos de Tamaulipas y una fue recabada por comparecencia de una persona.

Las quejas refieren la desaparición de 31 personas: 29 hombres y dos mujeres; asimismo, señalan que siete son menores de edad, entre ellos una mujer.

Por estos casos, la CNDH inició la investigación de cada una de las quejas. También solicitó informes a la Secretaría de Marina, PGR, Procuraduría General del Estado de Tamaulipas, Secretaría de Seguridad Pública del Estado y al presidente municipal de Nuevo Laredo.

Visitadores de la CNDH han acudido a dos bases navales en Nuevo Laredo y una más en la población Colombia, a fin de entrevistar a las autoridades, reveló la institución.

En seis ocasiones han acudido a realizar diligencias como recolección de testimonios, hacer labor de criminalística, medicina forense e inspección en diversos lugares donde han ocurrido los hechos señalados.

La CNDH ha emitido medidas cautelares a la Secretaría de Marina para que en sus acciones se respeten los derechos humanos, que en los cateos en domicilios se respete la Constitución y sólo se realicen en el domicilio señalado, que se respete la integridad y la vida de la población civil y que no se incurra en detenciones ilegales, trato cruel, tortura y no se hagan imputaciones indebidas.

A la PGR dirigió medidas cautelares para que actúen de acuerdo con la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, respetando la calidad de víctimas de los denunciantes, que se les permita acceso a las carpetas de investigación y se les brinde información de manera clara y precisa, entre otras.