La inseguridad que actualmente se vive en el país y que ha incrementado el robo de vehículos asegurados en los últimos meses podría pegar en los precios de las pólizas de los seguros para automóviles si no se detiene su tendencia a la alza.

En este sentido, Marco Ascencio Rosas, director de operaciones de Lo Jack México, refirió que es probable que este año no se vea un panorama alentador para el sector debido a que los robos siguen al alza.

“Venimos de un 2017 en donde se rompieron todos los récords en lo que se refiere a vehículos robados asegurados, y para este año, nuestra área de estudios económicos no ve un panorama alentador (...) Tarde o temprano, si esto no se detiene, las aseguradoras van a tener que aumentar el costo de sus primas y esto no le conviene a nadie”, aseveró.

Si bien en abril el robo de vehículos disminuyó 4% en su comparación mensual, al pasar de 7,500 a 7,200 unidades, la recuperación de éstos mostró una baja al pasar de 2,900 a 2,800 automóviles recuperados.

“El gran problema que tiene el sector asegurador es que, del total de los robos, los únicos que evitan el pago de la indemnización son aquellos vehículos que se recuperan antes de que transcurran los 30 días que, por ley, tiene la aseguradora para esperar a que aparezca el coche”, explicó .

Sobre el tema, a través de la Agenda Pública de la AMIS, el sector asegurador propuso una ruta de acciones para disminuir el robo de vehículos y mercancías.

Entre las propuestas están vincular las cámaras de seguridad de vías principales y casetas de cobro con las bases de datos del Registro Público Vehicular y de la Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados.

Asimismo, plantea perseguir la venta de mercancías en mercados de bienes de procedencia ilícita, así como en los negocios ilegalmente establecidos; mitigar el mercado de refacciones y autopartes de procedencia ilícita en deshuesaderos o yonques; establecer el sistema de placa y factura única, e impulsar el aseguramiento de los coches.