El Consejo Nacional de Evaluación de la Política y Desarrollo Social (Coneval) no debe desaparecer, pues ello dificultará la posibilidad de medir el impacto de la política social de forma objetiva, advirtió Gerardo Esquivel, exasesor económico en campaña del presidente Andrés Manuel López Obrador, y actual miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico).

A través de su cuenta de Twitter, comentó que “el Inegi puede recopilar y procesar la información, pero los criterios metodológicos deben ser validados por otra instancia”.

Tras los comentarios del presidente donde advirtió que podría desaparecer Coneval y que entraría al relevo de sus responsabilidades el Inegi, Esquivel evidenció con dos ejemplos las razones por las que no es recomendable.

“En la evaluación de la Cruzada contra el Hambre, el Coneval alertó desde un principio sobre los múltiples problemas de diseño de dicha estrategia”.

Luego, expuso que este instituto fue el primero que reaccionó ante un cambio en la metodología del Inegi para medir el ingreso.

“Este cambio hubiera roto con la continuidad y comparabilidad de las cifras de pobreza y habría generado una falsa y equivocada idea de reducción de la pobreza”, agregó.

“Por esto mismo es que el Inegi no debe hacerse cargo por si solo de la medición de la pobreza. El Inegi puede recopilar y procesar la información, pero los criterios metodológicos deben ser validados por otra instancia. En el caso de la pobreza, por el Coneval”.

Esquivel es especialista en temas de pobreza y desigualdad. Incluso, cuando fue asesor de AMLO, estaba encargado de hacer los ajustes pertinentes al gasto público de acuerdo con información del Coneval, para garantizar que no siguieran duplicándose los programas sociales.

[email protected]