El candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, llamó a sus adversarios a no verse como enemigos y rechazó que el próximo 1 de julio vaya a darse el voto coaccionado.

A seis días de que se lleve a cabo la jornada electoral, el abanderado priísta insistió en que los enemigos del país no son quienes están participando en la contienda electoral, sino la pobreza, la inseguridad y la incapacidad de gobierno.

En esta competencia democrática hemos venido conociendo la propuesta de todos los candidatos y de sus partidos y esto de ninguna manera puede llegar a dividirnos. Estamos en una competencia democrática, no somos enemigos, somos adversarios", sostuvo.

El aspirante de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM) pidió a sus seguidores no bajar el ritmo en la recta final para transmitir su mensaje y convencer a más gente de apoyar un nuevo rumbo que tiene objetivos claros "de los que no me voy a distraer" para elevar la calidad de vida de la población.

Aseveró que el sureste del país no puede seguir marginado del desarrollo nacional, por lo que se comprometió a traer mayor inversión a esa zona.

Acompañado por el candidato de la coalición Compromiso por México al gobierno estatal, Manuel Velasco, Peña Nieto firmó cinco compromisos para el desarrollo de más infraestructura carretera y hospitalaria para la entidad.

mac