La administración del virtual presidente, Andrés Manuel López Obrador, debe adoptar como prioridad el combate a la desaparición de personas, además de volver efectiva la implementación de la ley en la materia, consideró Jan Jarab, representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“El próximo gobierno federal debe combatir la desaparición de personas como una prioridad, todas las desapariciones, desde aquellas que se remontan a la denominada Guerra Sucia hasta las más recientes; saludamos los anuncios que así lo señalan”, dijo.

Durante su participación en la presentación del libro “El movimiento por nuestros desaparecidos en México y su camino hacia la incidencia legislativa: la siembra colectiva, una apuesta por la esperanza”, resaltó que la implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición cometida por Particulares, deben ser la dirección para finalizar con la problemática.

“La implementación efectiva de la ley debe ser la principal dirección de la próxima administración para poner fin a las desapariciones, buscar de manera apropiada a las personas desaparecidas, investigar de manera diligente a los perpetradores y llevarlos ante la justicia, garantizar la atención a las familias y adoptar medidas de no repetición”, expuso.

Jarab puntualizó que en la aplicación de la normativa debe además garantizarse la participación “efectiva, real y constante de las familias” de las víctimas, así como adoptar un plan de implementación que ordene la instrumentación de la ley, así como destinar recursos suficientes.

El reto, puntualizó, no es solamente de la federación, los estados, los municipios son también sujetos de la ley y es indispensable que en esos ámbitos de gobierno también se reconozca el problema, su trágica incidencia y el dolor causado, se abran espacios de participación para las familias y se combata la desaparición de personas con la urgencia que supone.

El representante de la ONU destacó que México debe aceptar la competencia del Comité contra la Desaparición Forzada de Personas de las Naciones Unidas, para recibir comunicaciones individuales, permitir la visita in loco del mismo, y desarrollar un plan para la implementación de las acciones urgentes emitidas por el Comité.

El estado, dijo, debe fortalecer su relación con el Sistema Interamericano (de Derechos Humanos), favorecer el trabajo del Mecanismo de Seguimiento de la CIDH y cumplir con las sentencias de la Corte Interamericana en materia de desaparición.

“Nosotros, los organismos internacionales estamos listos para incrementar y fortalecer nuestra colaboración con el estado mexicano para poner fin a la desaparición (de personas) en México”, aseguró.